Total que llega el 15 de septiembre y el ánimo patriota sube hasta los cielos. El día perfecto para conmemorar y recordar que pese a todas las adversidades, somos mexicanos y estamos orgullosos de serlo. 

En este día, bien se sabe que los mexicanos le entramos sabroso al pozole, chiles en nogada, pambazos, tostadas de tinga; y a la cantada no se diga, porque sabemos afinar la garganta con un buen mariachi hasta altas horas de la madrugada.

Uno esperaría que todo mundo la pasáramos de lo más cool en este día tan importante para los mexicanos, pues celebramos nuestra independencia –ahí nomás–, pero vaya… nunca falta el amargado aguafiestas que quiere arruinar tan bonita celebración con sus cucharadas de apatía e indiferencia.

Seguramente ya pensaste en alguno, y si no, pues mucho ojo porque en una de esas tú eres el amargado patrio. Es por eso que acá te dejaremos 5 cosas que denotan a cualquier amargator (se lee amargueitor) patrio el 15 de septiembre.

1.- Le huyes a cualquier accesorio patriótico

¿Pintarse una banderita en la cara? Ni soñarlo. Mucho menos comprar banderas porque están carísimas en esas fechas, o sea. Si eres de los que piensan así, eres un grinch patriótico. Vamos, el chiste es contagiar la alegría de ser mexicano, a nadie le hace daño ponerse un bigote de broma para la foto.

Foto: Especial

2.- Eres el “pero si no hay nada qué celebrar”

Y bueeeno, acá no vamos a entrar en temas controvertidos ni pasionales, pero siempre, siempre, SIEM-PRE está el sujeto en la fiesta, peda o convivio de aguas frescas que quiere evangelizar a todos los bigotudos y trenzudas presentes con que “no hay nada por qué hacer fiesta”. Y sin meternos el pie en la bocota, podemos estar de acuerdo en que hay un trecho bien largo para el bienestar común, pero ¡ya! estás en una fiesta ¡convive! ¡habla de tu serie favorita de Netflix o lo que sea! si no, vas a ser el amargado oficial de la noche…

Foto: Sopitas.

3.- “¿Y vamos a escuchar mariachi y folclor mexicano toda la noche?”

Acá entra el ya famoso “sí me gusta la música mexicana, pero…“. Este día no solo se vale echar el mariachi al son de José Alfredo Jiménez, sino que es imprescindible y obligatorio. Todos conocemos a esa persona que pide que ya cambien de música, o ya de menos, que le bajen un poquito. ¡NO! En este día se canta a todo pulmón hasta que arda la garganta.

Foto: Getty Images

4.- El jefe que hace trabajar a todos a fuerza

Se sabe que es asueto obligatorio, pero oh sorpresa, nunca falta el jefe que sale con su “tenemos mucho trabajo equipo, venga pónganse la camiseta”, y quiere que se presenten el 16 a la oficina. Aquí es cuando etiquetas en los comentarios a esa persona que se pueda sentir identificada.

5.- Te vistes como si fuera un día común y corriente

Estamos hablando de una celebración MEXICANA, y nunca de los nuncas falta el “jolines Mickey” que llega a la fiesta con su playera del Barcelona o del Real Madrid, oigan. Aunque sea que le echen ganitas y que se vistan con los colores patrios ya de menos, ¿no? ¿O qué opinan?


Si esta nota te hizo ver tu lado amargado, no pasa nada, recuerda que hay mucho que celebrar cuando nos reunimos entre todos, y qué mejor que siendo mexicanos. Si eres tú el amargado patrio en estas fechas ¡reláaaaajate! y si ubicas al amigo, primo o tía que se encargan de amarrrrrgarle la patria a todos ¡dónale una Fresca! seguro la necesitan más que tú. Te compartimos testimonios 100% fidedignos de cómo se le cambia el amargor a alguien con una Fresca: