Los perritos son animales que logran llenarnos de alegría el corazón, gracias al cariño y lealtad que nos brindan a los humanos. Sin embargo, existen personas en el mundo que no saben apreciar todo lo que los lomitos hacen por nosotros, y después sin más, los tiran o los abandonan como si fueran un juguete viejo que ya no les gusta. La siguiente historia no es una excepción, pues se trata de un perrito que luego de 10 años de haber trabajado en la policía, fue abandonado a su suerte en un albergue para animales. ¿Por qué son así?

Pero antes de que vayan a cualquier red social a recordar madres en cualquier página de la policía mexicana que se encuentren, primero debemos aclarar que el siguiente caso ocurrió en el Departamento de Policía de Jackson, Mississipi y la historia es de Ringo, un lomito policía que después de haber trabajado una década en el área de narcóticos, fue retirado del servicio. 

Según información de The New York Timesel agente de policía que estuvo a cargo del perrito, Carl Ellis, se iba a hacer cargo de Ringo una vez que iniciara su retiro, sin embargo, el oficial fue a un albergue llamado Animel Webster y lo abandonó ahí. Sin embargo, los voluntarios del Animel Webster sospecharon que Ringo era un perro policía, y comenzaron a investigar en redes sociales hasta que dieron con una publicación de la policía en la que felicitaban al buen canino por el servicio que había prestado. Después, buscaron la ayuda de un oficial.

Un mes después Randy Hare, quien había entrenado a Ringo para sus labores de policía, recogió al perrito en el albergue de animales. Obviamente la noticia llegó a los altos mandos del Departamento de Policía de Jackson, y el oficial Ellis fue cambiado de área y recibió una sanción. Por su parte, el peludito de cuatro patas regreso a chambear, aunque ahora sólo se dedicará a labores de patrullaje. ¡Yay!