Abuelita arruinó una obra de arte al confundirla con un crucigrama

Muchas veces cuando visitamos un museo terminamos por entrar en confusión sobre si estamos viendo una exhibición contemporánea, o los destrozos de una fiesta de la noche anterior. Si creías que eras la única persona en el mundo con este problema, siempre puedes recordar que una mujer en Alemania confundió una obra de arte con un crucigrama.

Durante una visita de varios ‘cabecitas de algodón’ al museo Neues ubicado en la ciudad de Nuremberg, a una abuelita se le ocurrió que podría completar un crucigrama luego de leer la frase “insertar palabras” sobre él.

Lo que nunca pasó por su mente, es que este pedazo de papel era una obra de de arte con un valor de 80, 000 euros creada por el artista Arthur Køpcke en el año 1965.

Ante esto Eva Martin, portavoz del museo declaró que aunque la mujer llenó los espacios en blanco con un bolígrafo negro, la pieza puede restaurarse (borrón y cuenta nueva).

La despiadada jefa del museo, decidió presentar una queja judicial contra esta abuelita, debido a que es un requisito de las aseguradoras para poder llevar a cabo este procedimiento.

A pesar de que no fue intencional, la mujer se encuentra en investigación por daños a propiedad ajena.

abuelita-enojada