Ya nos ha quedado muy claro que los abuelitos harían todo por vernos contentos, pero hay algunos que tienen mucho más amor en su corazoncito y ganas de que los pequeños vivan algo único. Este abuelito gastó todo lo que tenía para poder transformar su moto en un trineo de Santa Claus y es lo más tierno que leerán en esta época decembrina.

Esta es la historia del señor Jerónimo Flores, un hombre de 75 años del barrio de Juchitán, Oaxaca. A pesar de su avanzada edad, para ganarse la vida se dedica a transportar a personas en un mototaxi, pero este año quiso hacer algo muy especial para todos los niños que viven cerca de donde trabaja y contagiarlos con toda la vibra navideña.

Con el apoyo de su familia y utilizando todos los ahorros que llevaba de años, este noble abuelito gastó 12 mil pesos y pasó dos meses transformando su mototaxi en un trineo y así poder darle una experiencia única a todos los que lo rodean.

“Junté mi dinero, mis hijos me ayudaron, mis hijas también y pues logré construir mi trineo y darme este gusto, esta alegría de ver a los niños, a ver qué dice Dios hasta el 30 de diciembre para darles un rato de alegría”, contó el señor Flores.

Foto: Especial

Foto: Especial

Foto: Especial

Foto: Especial

Y es que le echó tantas ganas que de verdad sí luce como un verdadero trineo salido del Polo Norte, porque le puso luces de colores, lo pinto de rojo con blanco y hasta le dio chance de colocar algunos adornos navideños adentro, como una figura de Santa Claus, un Nacimiento pequeño y un arbolito.

Desde entonces, el señor Jerónimo dedica todas las noches a pasear gratis a los niños y hacerlos sentir que están en un verdadero cuento navideño. Tanto es el cariño y afecto que los pequeñines sienten por él que lo han apodado el ‘Santa Claus de Juchitán’.

No cabe duda que el amor que tienen todos nuestros abuelitos en el corazón es mucho más fuerte que la edad y el dinero, todo sea por vernos felices y contentos en esta temporada.