Recobrando fe en la humanidad: El gesto de esta niña con un mexicano

Cuando pensamos que el mundo se está yendo totalmente al carajo en medio de problemas crecientes como el cambio climático, la violencia, la inseguridad y el racismo, historias como esta nos muestran que aún hay esperanza y no todo está perdido.

Una niña de 10 años de edad demostró que para entablar una amistad no hay imposibles, ni siquiera el idioma. Cuando Amanda Moore

de Temecula, California, notó que Rafael Amaya, uno de sus nuevos compañeros se sentaba solo a la hora del recreo decidió invitarlo a sentarse con ella.

Sólo que había un problema, a Rafael le costaba trabajo socializar porque recientemente se mudó de México a California y todavía no domina bien el inglés. Sin embargo, esto no fue un impedimento para Amanda quien estaba decidida a ayudar a su nuevo amigo, así que como buena millennial recurrió a la tecnología para acercarse a Rafael.

Con la ayuda del traductor de Google, Amanda le escribió una amistosa carta a Rafael con la que lo invitó a sentarse con él en la hora del almuerzo.

carta-amanda-moore

“Hola Rafael, me gustaría que se siente conmigo hoy. Mira para mí y yo te mostraré donde me siento. Podríamos colorear o simplemente contar historias de miedo. Gracias por tu tiempo. Firmado: Amanda”.

Esta historia se volvió viral rápidamente gracias a que la madre de Amanda, orgullosa de la acción de su hija compartió la carta en Facebook, de ahí el canal 6ABC retomó la historia y fueron a la escuela en busca de los niños para entrevistarlos.

amanda-moore

Por una parte Amanda recalcó que el idioma no era un impedimento para hacer amigos y por la otra, Rafael se declaró feliz por tener una nueva amiga, además de que dijo que la carta de Amanda era la primera que había recibido en su vida y que estaba seguro de que su amistad duraría para siempre… Awwww.

Para reconocer la buena acción de Amanda, la escuela Paloma, a la que asisten los niños, la nombó la “estudiante del mes”. Hacen falta más valores así, no sólo en los niños, sino en todos los seres humanos.