Pues sí, Londres se está convirtiendo en un sitio donde conseguir cocaína no es casi nada complicado y, como compara Independent, es hasta más fácil conseguir esta droga que ordenar una pizza. ¿Las consecuencias? El nivel de cocaína en las aguas residuales se elevó y ahora las anguilas parecen estar hiperactivas. 

A través de una investigación que llevó a cabo el equipo de King’s College de Londres, se encontró que los londinenses están elevando su consumo de cocaína entre semana y lo han disminuido los fines de semana. Lo que indica que está dejando de ser una droga de uso social.

Las anguilas se están haciendo hiperactivas por la gran concentración de cocaína en el río

Shutterstock

“Las concentraciones de cocaína y benzoilecgonina se mantuvieron altas en las aguas residuales a lo largo de la semana con solo un aumento menor durante el fin de semana, lo que no es consistente con otras ciudades, detallan los investigadores en un comunicado.

De acuerdo a Independent, Londres es una de las ciudades que más consume cocaína y dado que las plantas tratadoras de agua no son capaces de filtrar las drogas, es por ello que están llegando residuos al río Támesis y contaminando el hábitat de las anguilas.

“Se observaron aumentos en la cafeína, la cocaína y la benzoilecgonina 24 horas después de los eventos de desbordamiento de alcantarillado”, explicaron los especialistas.

Un estudio similar tuvo lugar el año pasado. La Universidad de Nápoles Federico II expuso a especímenes de anguila en tanques con pequeñas dosis de cocaína, percatándose de que esto las ponía muy hiperactivas. En dicha investigación los científicos se percataron de que no solo las anguilas lucían agitadas, sino que además pequeñas dosis de la droga se quedaban en su cerebro. 

“Las drogas que nos afectan casi siempre afectarán a toda la vida animal, e invertebrados quizás un poco más porque su bioquímica es mucho más sensible”explicó James Robson, del acuario SEA LIFE de Londres.