¿Nomás no te hayas y no funcionas con las apps que te ayudan a controlar tus gastos? ¿La quincena nomás te rinde las primeras 24 horas en las que te es depositada? Ahora les queremos platicar de FLINK y de porqué te podría ayudar a empezar a hacer las cosas bien con su dinerito. Si son de los que llega la quincena, prometen cuidarla y gastan el 80% de ella en la primera noche, seguro ya tenemos su atención:

¿Qué rayos es Flink?

FLINK es una alternativa bancaria que funciona a través de una app. Ellos te darán una tarjeta de débito MasterCard y es ahí donde empieza el cambio del tercer al primer mundo que todo México estaba anhelando. Tanto relajo para quitar las comisiones en los bancos y FLINK no te cobra ninguna.

Cámara, Sopas… ¡Se oye bien! ¿Cómo abro mi cuenta FLINK?

Primero debes bajar la app, luego te pedirá unos datos y pocos minutos después, quedarás listo para salir sin el carterón lleno de vouchers que siempre te cargas en la bolsa de atrás, porque ellos se encargan de mandar la tarjeta a la dirección que les des.

Ajá, eso con la tarjeta, ¿y para qué me sirve la app?

Es una joya la app pues da muchos servicios bastante útiles para cualquier objetivo que tengas con tu dinero, como ponerte metas de ahorro para comprarte tu nuevo Xbox, pagar algunos servicios como agua o luz, armar presupuestos mensuales para controlar tus gastos y hasta dividir la cuenta directamente con tus cuates cuando salgan a un restaurante, con su herramienta Split.

Y si son de los que necesitan hablar con un ser humano de vez en vez para que les diga que todo tranquilo con su dinero, también hay un chat dentro de la app con alguien para atenderlos 24/7.

Tssss… la rifa, ¿cómo le meto dinero?

Es lo de menos, querido lector. Puedes depositarle en efectivo en el Oxxo, 7/11, Farmacias del ahorro y mil otros lugares. Le puedes transferir por CLABE y hasta puedes traspasarte de alguna otra tarjeta de débito que tengas.

No hay de otra, FLINK es lo que necesitas para solucionar tus problemas con el dinero y por fin dar ese paso a lo que le llaman, le dicen, la mítica responsabilidad financiera y tener paz mental cada fin de quincena, y entonces le puedas decir a tus demonios de la cartera…