Internet y su largo alcance se ha convertido en un arma de doble filo, pues si bien puede ser una gran herramienta para ayudar a la gente o difundir cosas de interés común, también puede ser el creador de muchos retos virales que casi nunca terminan bien y que incluso te pueden meter en muchos en problemas con las autoridades, todo por la necesidad de conseguir algunos likes en redes sociales.

Uno de los casos más recientes que vimos respecto al tema fue el video de una chica que lamió un bote de helado de la marca Blue Bell, dentro de Walmart ubicado en Texas. Como recordarán, este hecho causó tanto ruido en internet que las autoridades de Estados Unidos se dieron a la tarea de buscar a la joven para hacerla pagar una multa de hasta 10 mil dólares y aproximadamente unos 20 años en prisión por el delito de manipulación en productos de consumo.

Especial

Y uno pensaría que al ver este tipo de casos muchos lo pensarán dos veces antes de intentar hacer alguna cosa similar. Sin embargo, parece que hay gente a la que estas situaciones les entra por un oído y les sale por el otro, pues aplicando un “YOLO” replican las mismas cosas virales que ven en la web y terminan igual de mal que las personas a las que quisieron imitar.

Si no pregúntenle a D’Adrien Anderson, un joven de 24 años que fue arrestado por las autoridades luego de grabarse abriendo un helado –también de la marca Blue Bell– dentro de un Walmart en Texas, el cual lamió y después regresó al refrigerador de donde lo tomó.

A diferencia de la chica de la que hablamos hace unos meses, Anderson sí se llevó el helado que lamió. Sin embargo, eso no impidió que las autoridades comenzaran a buscarlo cuando se percataron de lo que las cámaras de seguridad habían captado durante su visita en la tienda.

“Si se manipula la comida o si un cliente tan solo quiere dejar la impresión de que adulteró un producto, nos moveremos rápidamente con la policía para identificar, detener y enjuiciar a quien piense que eso es una broma. No lo es”, dijeron los encargados de Walmart al canal de televisión ABC13.

Foto: Especial

Todo era “jijiji” y “jajaja” para D’Adrien Anderson hasta que se entregó a las autoridades de Texas el pasado 22 de agosto, quienes lo dejaron libre luego de que su padre pagara una fianza de mil dólares (poco más de 20 mil pesos mexicanos).

El papá de este chico declaró a los policías que su hijo nomás’ hizo el video para ganar unos cuantos likes y fama en internet, pero que nunca tuvo la intención de dejar el helado con sus babas. Sin embargo, ahora el joven enfrenta un cargo por delitos menores, los cuales podrían hacerlo pasar hasta un año en la cárcel y obligarlo a pagar una multa de 4 mil dólares.

¿Ya ven cómo ese tema de la fama a veces no es una muy buena idea? 

 

Redactora de música, entretenimiento y noticias. Llevo siete años en medios de comunicación y he tenido la oportunidad de conocer, entrevistar y escuchar en vivo a mis artistas favoritas.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook