Desde que dejamos de usar en México la Guía Roji (si, ese atlas enorme que teníamos todos en los carros) le hemos cambiado por muchas apps que nos dicen por dónde ir y qué camino tomar. En estos tiempos es muy fácil creer que la tecnología siempre tiene la razón. Existen aplicaciones que nos hacen más fácil la vida pero hay ocasiones como esta en la que por más que creamos que nunca se equivocan, no está de más hacerle caso a nuestro instinto, como estos automovilistas que prefirieron hacerle caso al GPS y todo terminó mal.

Resulta que muchas personas en Colorado al ver que el camino que tenían que seguir hasta el Aeropuerto Internacional de Denver estaba lleno de carros porque había un accidente en Peña Boulevard, le solicitaron a Google Maps que buscara alguna alternativa para poder llegar más rápido hasta su destino. Fue ahí donde la app les dio dos opciones, pasar un buen rato entre automovilistas furiosos o tomar una ruta desconocida. Ya saben cuál fue la que tomaron los automovilistas, pero todo era demasiado bueno para ser real.

Al principio todo estaba normal pero, tardaron unos segundos en darse cuenta de que los estaba llevando por un camino que no pintaba nada bien. Según el canal de noticias ABC 7, la aplicación mandó a todos estos automovilistas por un camino de terracería, que estaba mojado por las intensas lluvias que han azotado a Denver y causó muchos accidentes. Lo mejor que te podía pasar era que tu carro quedara atorado, pero hubo otros casos en los que de plano los autos terminaron sin poder ni siquiera prender una triste luz.

Después de todo este desastre, los automovilistas que tuvieron la fortuna de salir de ese lodazal ayudaron a los demás que no corrieron con la misma suerte y los llevaron hasta el aeropuerto para que no perdieran su vuelo. Esos si son buenos paisanos. Sobre este tema, Google habló con la Radio Pública Nacional de Estados Unidos y dijo que siempre busca proveer las mejores direcciones pero que pueden surgir problemas debido a circunstancias que se les puede salir de las manos, como condiciones climáticas o calidad de las rutas.

Además pidieron a todos los automovilistas respeten las leyes locales, se mantengan atentos y usen su mejor juicio al conducir”. Así que ya lo saben, siempre que el GPS los quiera mandar por otro lado, piénsenlo dos o mil veces.