En este mundo existen personas que usan su mente brillante para cometer fechorías; algunos son mucho mejores que otros e incluso hay quienes poseen fama mundial. Luego está Blanqui, un perro que, gracias a las historias que ha reunido en internet, actualmente es considerado como un verdadero maestro del engaño.

Su historia fue conocida gracias a un hilo de Twitter hecho por la usuaria @manadigiur. Mediante sus posts, esta persona aseguró que el suave lomito no era más que un estafador y, además, uno que le había visto la cara a muchísimas personas al hacerles pensar que era un pobre animal de la calle y que se moría de hambre.

Este hilo es una verdadera joya y todo el mundo puede verlo. Ahora, si no están familiarizados con la red social, entonces vale la pena que lean esta nota para hacer una revisión de los hechos, ya que la historia es sin duda una joya de internet.

El cobrador de la facultad

Conocido también como “Perro vaca”, este inteligente cuadrúpedo aparece de lunes a viernes en las instalaciones de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, en Argentina. Su fama es tal, que actualmente es conocido por los ingresantes, auxiliares e incluso profesores prestigiosos. Cada persona que lo ha visto le ha dado un taquito de cualquier cosa, ya que el muy canijo sabe montar bien su acto de perro callejero.

De acuerdo con las publicaciones de la chica, Blanqui “cursa todas las materias” y recorre casi todas las secciones de la facultad para ver quién le regala de comer. De hecho, es tan astuto, que ha conseguido usar sus encantos para conmover a Ciuro Caldani, profesor conocido por su gran prestigio en el recinto educativo.

Estafa incluso en su tiempo libre

Cuando no encuentra a los estudiantes en la universidad, el perrucho ya sabe dónde encontrarlos. Muchos jóvenes pasan los días y tardes del fin de semana en el parque España, así que este Perro vaca va por ahí, acercándose a la gente y moviendo la cola para llenar su barriga. Obviamente, su popularidad le permite favores especiales, así que siempre queda satisfecho.

Otro de sus sitios favoritos se halla en las calles, afuera de una carnicería, donde es más fácil montar su numerito de perrito de la calle. La gente inocente que pasa por ahí lo ve todo triste y desahuciado, con esa expresión de “aliméntame” y cede ante la presión.

Un perro de… ¿casa?

El sistema de este animal parece completamente impecable, ya que posee puntos clave a los cuales ir cuando se le antoja algo de comida y, como tiene la facilidad de viajar solo, puede ejecutar sus planes sin falla. Sin embargo, la mujer que ha documentado todo esto ya vio detrás de sus engaños y logró tomarle varias fotos. Incluso consiguió dar con su dueño, quien parece no saber nada de lo que ocurre.

Hasta hace un par de días, la cuenta de Twitter de esta chica ha recibido varias pruebas de que Blanqui es un perro de casa, que además de estar bien vacunado y recibir una buena alimentación, posee juguetes y un cómodo sillón donde duerme todas las noches. El nivel de descaro de este perro es tan grande, que no podemos evitar sentir gran admiración por su forma de hackear la vida.

Quienes alguna vez han dicho que “todos lo tratan como al perro”, es porque no han conocido a esta mente maestra. ¡Larga vida a Blanqui y su poderoso legado de estafas!