A lo largo de su vida, Vincent Van Gogh creó una serie de pinturas que hasta ahora, son consideradas como piezas de arte que marcaron su época.

El dormitorio en Arlés

-pintado en 1888-, es una obra que siempre fue conocida por ofrecer una perspectiva poco usual de la vida del artista; una en donde se mostraba la simple vivienda de un genio creativo. Las tres versiones de este trabajo aún se conservan en distintas partes del mundo, pero casi nadie se preguntó qué fue lo que pasó con la habitación original del artista.

La habitación de Arlés

Bueno, de acuerdo a lo que dice The Art Newspaper, al menos un elemento podría seguir en una sola pieza: hablamos de la cama de Van Gogh. Esta información fue revelada dentro del libro perteneciente al historiador de arte, Martin Bailey, quien dice haber rastreado el mueble y asegura que ahora mismo se encuentra arrumbado en un sótano.

Esto sucedió debido a que un heredero del artista lo donó a una comunidad cerca de Arnhem, en los Países Bajos, después de su liberación en 1945.

Van Gogh originalmente compró dos camas en septiembre de 1888, a un precio de 150 francos cada una, ya que estaba esperando la compañía de su camarada Gauguin. Después del suicidio de Vincent en 1890, esta cama pasó a las manos de Jo, la viuda de su hermano, quien la llevó a Holanda para utilizarla en una pequeña casa de huéspedes.

Yellow House - Van Gogh

Después de eso, el rastro del mueble se perdió temporalmente, hasta que Bailey descubrió una carta de 1937. Esta contenía la respuesta a una petición dirigida al sobrino de Jo -quien por cierto, también se llamaba Vincent- para tomar prestadas las pinturas debido al posible establecimiento de un museo.

La respuesta decía: “Puedo darte la cama que aparece en la pintura del dormitorio”.

El museo jamás pudo crearse, porque el edificio fue bombardeado en 1944. Por lo tanto, Martin Bailey tuvo que contactar al hijo del sobrino de Jo en 2015. Johan Van Gogh, quien entonces tenía 93 años, recordó que la cama había sido donada a unas personas cerca de Arnhem en 1945; después fue enviada al pequeño pueblo de Boxmeer, donde se cree que su actual dueño podría tenerla guardada sin conocer su historia.

¿Ustedes creen que la famosa cama aún permanezca en una pieza? Sería increíble que así fuera. Ojalá el misterio pueda resolverse pronto para obtener una respuesta.