Con la llegada de la industrialización, la humanidad ha logrado comercializar casi todo. Desde campos para la producción de alimentos, hasta inmensas fábricas para la manufactura de materias primas.

Con esto, industrias como la textil han crecido enormidades. Desde camisas y ropa de las marcas más prestigiosas, hasta las comunes camisetas blancas que todos utilizamos.

Camiseta

Vía: Shutterstock

Estas, son de las prendas más comunes en todo el mundo y de las más usadas. Hechas con algodón, esta vestimenta tiene una vida muy interesante.

Por lo general, nunca nos ponemos a pensar de donde y como se hacen las cosas. Iniciando con el algodón, los campos donde esta planta es producida son de los más contaminados del mundo, ya que se usa fuertes pesticidas que dañan al medio ambiente y pueden producir serios riesgos a la salud.

Esto se extiende hasta su llegada a las fábricas textiles, en donde se utilizan diversos químicos para darles su tonalidad blanca, los cuales contaminan los ríos en donde por lo general, las empresas lanzan sus desperdicios.

Y ni hablar de la gente mal pagada que se encarga de hilar, coser y empacar estas camisas que todos vemos en sus respectivas bolsas en el super:

Y bueno, quien diría que el mundo de la moda es el segundo mayor contaminante del mundo. Sin embargo, no todo está perdido, ya que podemos hacer varias cosas para dañar menos nuestro ambiente, como comprar ropa que ha sido fabricada con materiales reciclados, así como utilizar las camisas viejas de una u otra manera.