Seguramente en los últimos días, a través de redes sociales, te topaste con un video que muestra la forma en la que dos sujetos con cascos de motociclista y pistola en mano, asaltan a un hombre que está cantando en un restaurante bar ubicado en la alcaldía Iztapalapa, a quien le quitan la computadora con la que se encuentra chambeando y donde se ve la frustración de este sujeto al no poder hacer nada al respecto.

Fue el periodista Carlos Jiménez quien a través de su cuenta de Twitter, difundió el video en el que se ve cómo los maleantes dejan sin su material de trabajo al cantante llamado Daniel, pues se llevan la compu donde tenía las pistas con las que interpretaba sus piezas musicales. Curiosamente, ha sido gracias a Jiménez y a la viralidad de internet que la historia de este hombre ha tenido un final feliz y nos ha regresado la fe en la humanidad.


Y es que por el mismo medio Carlos Jimenez informó que luego de compartir el video del asalto, un usuario se contactó con él para donarle dinero a Daniel y se pudiera comprar una computadora nueva para seguir ganándose la vida como cantante.

Lo más emotivo del caso es que Daniel se grabó en un video para darle las gracias a la persona que le echó la mano –quien no quiere que se de a conocer su identidad– y entre lágrimas, le dio las gracias a su donante anónimo, a quien describió como “un ángel caído del cielo”. “Eres una gran persona con un gran corazón, espero que Dios te recompense esta ayuda y gesto que tienes conmigo”, mencionó el cantante en el tierno video que obvio ahí les va:

No cabe duda que, como dirían por ahí, “los buenos somos más” y nos da felicidad que en el país aún exista gente que hace el bien sin mirar a quien. ¡Qué bonito es lo bonito, caray!