“El amor está en el aire” es una frase que en ocasiones llega a tomar más sentido del que nos gustaría. Y es que no vamos a negar que aunque uno celebre el amor en todas sus formas, la neta a veces llega a sacar de onda cuando vemos a parejas demostrando su afecto en público como si estuvieran solos o bien, como si nadie los estuviera observando.

Si algo nos ha quedado claro es que en la actualidad, cada vez es más complicado que alguien no esté observando o incluso, grabando todo lo que estamos haciendo, pues para bien o para mal la tecnología se ha convertido en un arma de doble filo que ha puesto ojos en cualquier parte del mundo (por decirlo de alguna manera, no se lo vayan a tomar literal).

Anteriormente hemos conocido casos como el de la pareja que se paró en una carretera solitaria para darle gusto al gusto, algo que el satélite de Google Maps logró captar. O bien, la del par de tórtolos que le dieron rienda suelta a su pasión en la parte de arriba de una iglesia y que fueron cachados por un drone que sobrevolaba la zona.

A esa nada envidiable lista (en la que bien podría estar alguno de nosotros) se ha unido una pareja que, en pleno partido de futbol, se pusieron a hacer cosas que quizá, no debían hacer ahí. Y es que una chica al parecer se puso a darle sexo oral a su pareja en el estadio donde se encontraban, algo que para su mala suerte fue captado por las cámaras del lugar y peor aún, visto por las personas que las monitorean.

Captura de pantalla

En un video que ya circula en redes sociales se puede ver a la pareja en cuestión besándose, nada fuera de lo normal. Sin embargo, la cosa cambia cuando la chica se agacha cerca del pantalón de su novio (o lo que sea) y comienza a mover la cabeza de una manera bastante extraña, lo que nos hace pensar que no se puso a buscar alguna moneda que se le cayó o algo por el estilo.

Va el video 100% real no fake:

Luego del acto la chica se levanta y se asegura de que nadie la haya visto. Al final, todo esto termina con un tierno beso entre estos dos tortolitos, que se ve que no le tienen miedo a dios ni a ser vistos por algo o alguien.

En fin, nuestro consejo es que por más ganas que tengan, no se pongan a hacer cosas que no deben hacer en espacios públicos. Claro, a menos que quieran aparecer en una nota similar en el futuro.