El horario de verano le está pegando de manera brutal a ciertos seres que, con reloj biológico modificado, ya no sabe en qué fregados ocupar sus noches de insomnio… así que, en lugar de ordenar su colección de botones o leer un libro, sale a las calles a ver qué pasa si pone la alerta sísmica a todo volumen.

De acuerdo con Excélsior, la madrugada de este 10 de abril, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la CDMX recibió varios reportes por un sujeto (o mujer, nunca se sabe) al que se le hizo cábula pasear en su automóvil con la alerta sísmica en un altavoz. El escándalo que hizo que a más de uno se le erizara la piel y saliera rápidamente de su hogar fue percibido en calles de Tlalpan y Coyoacán.

Inicialmente la gente creía que se trataba de un desperfecto en el sistema de alarma capitalino.  Por ello, en redes sociales se dejaron ver quejas dirigidas al C5 de la CDMX, en las que se exigía que ya dejara dormir: ¡un minuto de alerta sísmica y nada que llegaba el movimiento telúrico!

Sin embargo, las autoridades aclararon que en ningún momento se activó la alerta… y tiempo después se dio a conocer que la Secretaría de Seguridad recibió por lo menos 15 llamadas al 911 para denunciar que un auto color negro era el responsable de la emisión del caótico sonido. Y buena hora escogió el susodicho: la alerta comenzó a sonar por ahí de la 01:00 horas de la madrugada.

Según reporta El Universal, el sonido de la alerta se escuchó en Fuentes Brotantes, avenida Aztecas, Mixcoac y en Toriello Guerra. Hasta el momento se desconoce si las autoridades ya tienen ubicado al pequeño bromista.