En un mundo donde todas las selfies son súper trabajadas y rayan en lo pretencioso, ha aparecido una artista que ha roto con el esquema tradicional y, a la vez, se ha hecho viral en internet. Stephanie Leigh Rose no hace poses comunes cuando visita lugares famosos del mundo, sino que revoluciona el concepto cuando simplemente se “muere”.

Así es, esta creativa muchacha se va de viaje, encuentra algún sitio conocido como la Torre Eifel o el Puente Golden Gate, se desploma y deja que la magia suceda. Todas las imágenes son publicadas en una cuenta de Instagram llamada stefdies, que prácticamente es una mezcla ente su nombre y la palabra “dies”, que significa “muere” o “morirse”.

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Stefdies - La chica que se "muere" en sus fotos personales

Imágenes de Instagram//stefdies

¿Por qué tanto drama para unas simples fotos? Stephanie dice que todas ocurren espontáneamente en su vida diaria. Ella dice que sus imágenes son lo opuesto a las selfies, que ya son lo más común de ver en las redes sociales.

“Una selfie tiene condiciones controladas, iluminación específica, maquillaje, cabello, vestuario, una agenda, y se enfoca en la personalidad individual; es una imagen falsificada, manipulada y distorsionada para lograr el resultado deseado”, dijo Stephanie con respecto a su peculiar proyecto. “STEFDIES es el polo opuesto: tengo una oportunidad de recibir el tiro, si no sucede, ‘c’est la vie’. Tenemos una vida por vivi, no podemos rehacer todo y me gustaría pensar que intento capturar ese sentimiento, ese fugaz sentido de la vida y su impermanencia, en mis fotos”.

Al principio, esta mujer sólo se tomaba estas fotos por las risas, pero tiempo después miró el aspecto positivo de lo que hacía y la lección que guardaba secretamente. Después de todo, dejar huella en internet o en la mente de la gente no siempre depende de lucir atractivo o hacer la pose. A veces sólo hay que vivir (o morir) para disfrutar de los buenos momentos.