Esto es lo que opinan algunos chicos que siguen siendo vírgenes en sus 20’s

Mientras que para algunas personas, el concepto de la castidad es puro choro y algo sin importancia, para otras personas puede llegar a convertirse en un símbolo tanto de soledad, como de mala suerte.

vg3

Un estudio informa que la edad promedio en la que hombres y mujeres pierden su virginidad es a los 17,3 años. Sin embargo, hay quienes no ven llegar las circunstancias o a la persona que se preste para la ocasión y tienen que esperar un poco… o mucho más.

Algunos chicos conservan en su memoria la ocasión en la que tuvieron sexo por primera vez, pero también hay casos de otros que aún poseen una base de datos mental sobre la anatomía de la mujer, basada en el contenido de Pornhub o el Lunes de Mallitas. Cabe aclarar que no estamos aquí para juzgar a nadie; de hecho, nuestro objetivo de hoy es más que nada contarles qué es lo que opinan esas personas que no vieron la oportunidad de realizar el acto al llegar su segunda década de edad.

vg2

Vamos a iniciar con el caso de Ell, un chico de 24 años que básicamente nos dice que las chicas perciben fácilmente que no tiene acción muy seguido, y que eso hace que le asuste intentar cualquier movimiento.

“Supongo que me molesta cuando me comparo con mis amigos, quienes son muy buenos conviviendo con mujeres y siempre están hablando de sus actividades sexuales, mientras yo sólo he besado a una chica una vez y jamás he llegado más lejos que eso.

Usualmente, tengo que inventar historias para que no me molesten, así que supongo que hay alguna clase de estigma por ser virgen. Creo que las chicas saben cuando alguien no tiene sexo muy a menudo. Incluso a veces hacen bromas sobre comprarme una prostituta.

No quiero sonar como un presumido, pero me considero a mí mismo como alguien hasta cierto punto atractivo, por lo que creo que es una combinación de mala suerte y no tener suficiente habilidad. No tengo problemas para hablar con chicas lindas de modo amistoso, pero sufro mucho cuando hay que ir más lejos.

Las mujeres se sienten interesadas en mí y entonces me friendzonean después de la primera cita. Pienso que tal vez es porque soy demasiado amable.”

Otro muchacho, quien tiene 19 años y ha decidido permanecer en el anonimato, nos cuenta que tras muchos años de haber sufrido abusos, lo dejaron con una gran falta de confianza; y que aunque está muy cerca de cumplir los 20, aún no se siente cómodo con las mujeres.

“No soy virgen por elección. Básicamente jamás he tenido la oportunidad de perderla, pero siento que se debe a que es debido a que sufrí muchos abusos en mi vida por como me veo. No tengo amor propio.

En una ocasión desesperada, descargué Tinder y tuve match con una chica. Después de hablar por un tiempo, ella adivinó que yo era virgen, pero aún así accedió a tener sexo conmigo como amigos. Arreglamos una cita para el fin de semana, ya que pasaría por ella a su trabajo, entonces la llevaría a mi casa y pasaría lo demás.

Pero entonces cometí el error de decirle a mis amigas todo lo que había ocurrido y ellas se enojaron, por lo que me dijeron que cancelara, ya que ellas me arreglarían una cita con una chica linda. Yo estúpidamente les hice caso. Finalmente no tuve nada en ningún lado.”

Después, tenemos a Michael, de 26 años, quien nos explica que a pesar de que tiene bastante confianza debido a su empleo como comediante stand-up, siempre tiene un montón de problemas para iniciar una conversación con las chicas.

“Trato de no estar pensando acerca de eso de ser virgen. Soy un comediante en mi tiempo libre y de ese modo tengo ‘algo’ que me ayuda a no quedarme sentado en casa solo.

He sido rechazado un número considerable de ocasiones como para verme afectado mentalmente y ahora, sólo salgo con mis amigos para no pensar en ser rechazado y sentirme mal. Supongo que es porque no tengo amigas en mi círculo social.

Michael admite que no está seguro de si debería decirle a una mujer que es virgen antes de tener sexo, en caso de tener la oportunidad.

“No tengo idea de si debería de confesarlo o no. Por un lado, es muy vergonzoso, pero por el otro, sería totalmente obvio que tengo cero experiencia, ¡así que sería igual de todas formas!”

Finalmente, nos encontramos con la situación del buen Chris, de 21 años de edad, quien dice que por sus creencias religiosas, ha decidido esperar hasta el matrimonio.

“Decidí vivir de una forma que refleje el sacrificio que hizo dios para mí, por la muerte de su hijo, Jesús, en la cruz. Pero no siempre viví de esta manera, ya que por mucho tiempo sufrí y luché contra la lujuria y la depresión, además de los pensamientos que la gente tenía de mí.”

Antes de despedirnos, sólo tenemos que decir que no hay que perder la paciencia, ni dejar que un tema como el del sexo se nos suba mucho a la cabeza. Muchas veces son las mismas personas quienes se auto-sabotean al tratar de adquirir una forma de ser que no les funciona, sólo para atraer el interés del sexo opuesto.

No pierdan los ánimos, ni la compostura, que en esta vida hay más cosas a disfrutar.

vg4

Vía ladbible