¿Será verdad? Científicos dicen haber resuelto el misterio del orgasmo femenino

El orgasmo de una mujer es uno de los pocos misterios que ha generado muchas preguntas para los científicos durante siglos. Pero no sólo los expertos tienen dudas al respecto, ya que ese es un tema que concierte tanto a hombres como mujeres.

Debido a eso, hoy vamos a compartir con ustedes los descubrimientos que han realizado algunos investigadores en Estados Unidos, quienes

dicen tener la respuesta a muchas de las incógnitas que vamos a mencionar. Así que pónganse cómodos, porque es hora de que aprendan algo de información que cura.

mila-kunis

Se sabe que en el hombre, el orgasmo está asociado directamente a la transferencia de esperma, pero en las mujeres el este no sólo no es necesario para concebir un embarazo, sino que muchas veces ni siquiera aparece en una relación sexual. Por eso es que se generan preguntas como la siguiente:

¿Por qué las mujeres experimentan esta sensación?

De acuerdo a lo que dice un artículo publicado por la BBC, hay un estudio realizado por científicos de la Universidad de Yale y el Hospital para Niños de Cincinnati, que asegura que el orgasmo femenino es un vestigio de nuestro pasado evolutivo, en el que las fuertes descargas de hormonas que acompañan el clímax eran sumamente necesarias para la ovulación.

Ovulación Espontánea

El profesor de Ecología y Biología Evolutiva en Yale, Günter Wagner, es uno de los autores del estudio. Vamos a poner más abajo algo de su opinión.

“Investigaciones anteriores se habían enfocado en la biología humana, pero no en la evolución de una determinada característica en diferentes especies.”

También está lo que dijo Mihaela Pavlicev, miembro del Hospital para Niños de Cincinnati y coautora del estudio publicado en la revista JEZ, Molecular and Developmental Evolution:

“Las características homólogas en especies suelen ser muy difíciles de rastrear. Las fuertes descargas hormonales caracterizan uno de los aspectos del orgasmo femenino. Por eso seguimos la pista evolutiva de esa característica en diferentes especies.”

Los expertos se centraron en el estudio a nivel evolutivo y en las diferentes especies de uno de los fenómenos que acompaña el orgasmo femenino, que consta en la fuerte descarga de hormonas como la prolacina y la oxitocina.

En algunos mamíferos como los gatos o conejos, esta descarga de hormonas ocurre durante las relaciones sexuales con el macho, y es necesaria para que se pueda estimular la liberación de óvulos. Pero en los seres humanos y otros primates, la ovulación espontánea es independiente de la estimulación sexual, lo que significa entonces, que no es necesaria.

gatos-conejos

Wow…

Según lo que señalan los investigadores, la ovulación inducida apareció antes que la ovulación espontánea, que habría surgido hace unos 75 millones de años. Esto significa que el clímax femenino sería, entonces, un vestigio de ese pasado ancestral común, cuando la descarga hormonal era tan relevante como la ovulación.

Reubicación del clítoris

Con la aparición de la ovulación espontánea, también llegaron algunos cambios en el cuerpo de la mujer. El más importante de estos es el desplazamiento del clítoris.

En especies con ovulación inducida por actividad sexual, el clítoris se encuentra dentro o muy cerca del canal vaginal. Pero en los seres humanos y otras especies de ovulación espontánea, este está ubicado en el exterior.

Otra cosa que agregó Mihaela Pavlicev con respecto a esto, es que “Esto explicaría por qué la cópula no está necesariamente acompañada del orgasmo”.

“Hay mucho debate sobre si el orgasmo podría cumplir otras funciones, como un fortalecimiento del vínculo emocional. Así que no podemos excluir que aunque perdió su conexión con la reproducción, el orgasmo femenino puede tener otra función.”

Yapa fantástica

Bueno, además de la explicación por parte de este estudio, hay otros investigadores que tienen otras hipótesis. Elisabeth Lloyd, profesora de biología en la Universidad de Indiana y autora de “El caso del orgasmo femenino”, describe el trabajo de Yale como “importante”, gracias a su enfoque original de estudiar la evolución de especies.

Sin embargo, Lloyd dice que aún faltan cosas por saber acerca del orgasmo en otras especies y al mismo tiempo, asegura que se deben de tomar en cuenta más aspectos neurológicos y musculares, además de la descarga hormonal en el fenómeno.

Dentro de lo que Elisabeth describe en su libro, ella afirma que el clímax femenino es simplemente un vestigio del desarrollo embrionario. Esto es un poco de lo que dijo:

“Sólo a las ocho semanas se produce una fuerte descarga de hormonas masculinas que transforma los genitales en genitales masculinos. Aparte del placer, parece no tener objetivo.

Pero esto no significa que el orgasmo femenino no sea importante. Simplemente no parece tener una función desde el punto de vista evolutivo.”

Para que un hombre pueda transferir esperma, es necesario el orgasmo, pero las mujeres, según lo que dice Lloyd, tendrán también los tejidos musculares y terminales nerviosas para el orgasmo. Esto es a lo que la autora llama una “yapa fantástica”.

Como conclusión, podemos decir que, según las investigaciones, la evolución alguna vez mantuvo al orgasmo de la mujer como una parte esencial en la reproducción, pero que en algún punto, fue descartado. Puede que no sea totalmente relevante para reproducirnos, pero no por eso se debería evitar, después de todo, el sexo se disfruta más si hay igualdad de condiciones, ¿no?

natalie-portman-sonrisa