Sniff: Claudia vende retratos en acuarela para poder pagar la operación de su perrita Marina

Los perritos son de los pocos seres vivos que pueden brindar cariño y amor sin pedir nada a cambio. Obvio tampoco es necesario que los pidan, ya que la mayoría de las personas –al menos quienes tienen sentido común y corazón– correspondemos a los suaves amigos de la misma manera. Sobre todo cuando por alguna circunstancia necesitan más que nunca de nosotros.

Con frecuencia conocemos historias de personas que hacen cualquier cosa con tal de ayudar a sus perritos y la más reciente que nos topamos en internet fue la de Claudia Olmos, una chica de la CDMX que ha comenzado a ofrecer bonitos y sencillos retratos en acuarela, con la finalidad de juntar dinero para ayudar a su perrita. 

Sniff: Claudia vende retratos en acuarela para poder pagar la operación de su perrita Marina

Foto: Cortesía Claudia Olmos

Y es que Marina, la mascota de Claudia, necesita ser operada para que se le retire un tumor que no se sabe si es maligno o benigno. La cuestión es que la chica no cuenta con el dinero para la cirugía y los cuidados postoperatorios, pues justamente el padecimiento de su perrita se presentó en medio de la pandemia de coronavirus y la crisis económica que enfrentamos la mayoría de las personas en México y todo el mundo.

Marina llegó a la vida de Claudia en un momento muy obscuro de su vida

Dicen por ahí que nadie sabe la alegría que es tener un perro en casa hasta que un peludito llega a tu vida. Justamente eso fue lo que le pasó a Claudia cuando Marina llegó a su vida hace unos años y mientras ella atravesaba por la depresión y la ansiedad.

Sniff: Claudia vende retratos en acuarela para poder pagar la operación de su perrita Marina

Foto: Cortesía Claudia Olmos

“Marina llegó a mi vida cuando yo tenía 15, estaba pasando por un proceso muy difícil adolescente de depresión y ansiedad y mi terapeuta le dijo a mi mamá qué tal vez un perrito de compañía me ayudaría a sentirme mejor”. nos contó la chica de 23 años durante una entrevista que le hicimos, detallando que adoptó a Marina cuando la perrita tenía tres meses de edad.

Desde entonces Marina y Claudia han sido casi inseparables, pues la suave amiguita perruna ha estado a su lado cuando más la ha necesitado y en los momentos donde ella ha dado importantes pasos a nivel personal: “Marina ha sido mi compañera desde entonces, ella ha estado siempre desde que me daban mis ataques de pánico hasta cuando me mudé sola”, menciona. 

Sniff: Claudia vende retratos en acuarela para poder pagar la operación de su perrita Marina

Foto: Cortesía Claudia Olmos

Marina enfermó durante la cuarentena y necesita una operación lo más pronto posible

Durante el aislamiento social por coronavirus, Claudia tuvo que regresar junto con Marina a casa de sus padres y pasar ahí la cuarentena. Esto mientras tomaba sus clases en línea y a la vez, esperaba unos meses a que la pandemia pasara. Algo que no sucedió y lo único que hizo fue que la cafetería de sus papás cerrara durante varias semanas.

Total que a principios de julio, Marina comenzó a presentar vómito constante y la chica decidió llevarla al veterinario. Aunque al principio le dijeron que probablemente era una gastritis, finalmente un ultrasonido reveló que la perrita tiene un tumor que necesita operarse: “Me dijeron que todavía no sabían nada del tumor hasta que se lo sacaran, pero que tenían que operarla pronto porque ésta podía seguir creciendo”.

Sniff: Claudia vende retratos en acuarela para poder pagar la operación de su perrita Marina

Foto: Cortesía Claudia Olmos

Esto complicó un poco más la situación en la que se encuentra la joven estudiante, pues la cirugía que Marina necesita y los cuidados después de la operación (contemplando medicamentos y todo eso) rondan entre los 10 mil pesos, una cantidad de dinero con la que Claudia no cuenta, pero la que se esforzará por conseguir a través de retratos en acuarela que ha comenzado a ofertar en su cuenta de Twitter.

Así llegó la idea de los retratos con acuarelas

Claudia Olmos, de 23 años de edad, estudia la carrera de Diseño y Comunicación Visual en la Facultad de Artes y Diseño, de la UNAM, lugar en el que se siente feliz y a donde llegó luego de descubrir que la carrera de Gastronomía, en la que llevaba ya dos años avanzado, no era lo suyo.

Aunque la joven es relativamente nueva en su carrera, desde hace años Claudia pinta con acuarelas por mero gusto. Sin embargo, ahora quiere hacerlo para ayudar a su amiga perruna, tal y como ella la ayudó hace años cuando llegó a iluminar su vida: “Aunque nunca me había aventado a venderlos, ahorita pensé que a los demás les podría gustar y así conseguir el dinero para la cirugía de Marina”, expresó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Pinturitas de madrugada.

Una publicación compartida de Claudia O (@claptain_) el

Los retratos que Claudia elabora los está vendiendo en 380 pesos y tienen una dimensión de 15 x 23 cm. El retrato contempla una persona, pero en caso de que quieran que los pinten con el novio o la novia, entonces se cobraría 100 más por persona y se contemplaría otro tamaño del cuadro.

“Las entregas físicas pueden ser de la estación del tren ligero Francisco Goytia (Xochi) hasta Las Torres, y en el metro en la estación Viaducto. También puede ser en la colonia Álamos, o si no podrían mandar un Uber y se los paso por ahí”, explica Claudia, quien indica que los retratos se pueden apartar depositando la mitad del retrato a su cuenta de PayPal, y liquidando la otra mitad una vez que éste se entregue.

“Igual si están lejos puedo escaneárselos y se los mando en un archivo PDF a $330 por persona”, agrega la joven que esta moviendo cielo, mar y tierra para poder ayudar a Marina y juntas pasen esta situación.

Así que si buscan ayudar a Claudia y a Marina, y de paso regalar algo original en Navidad o cualquier fecha de los siguientes meses, obtener un retrato en acuarela es una gran opción. Una que ayudará a esta suave amiguita de cuatro patas pueda estar con Claudia muchos años más.

Sniff: Claudia vende retratos en acuarela para poder pagar la operación de su perrita Marina

Foto: Cortesía Claudia Olmos