Volando por un Taco: La historia de un mexicano amante de la comida en el extranjero

No es extraño que un ser emprendedor decida conocer lo que el mundo puede ofrecer más allá de su país. Todo sea por conocer nuevos lugares y crecer como persona. Lo cierto, es que a pesar de que estemos felices de viajar y descubrir, siempre extrañaremos ciertas cosas que hacen de nuestra tierra natal, un hogar.

image (3)

¿O nos van a decir que a donde sea que vayan, encuentran comida tan buena como la mexicana? ¡Pero por supuesto que no! Porque si algo caracteriza a la comida de aquí, es que no hay manera de imitar su sazón. Por si no nos creen, tenemos una historia para respaldarnos.

Todo comienza cuando nuestro muchacho, Aldo Miramontes, un geólogo mexicano, decide cumplir su sueño de ser Director Técnico de Fútbol y se va a vivir a Uruguay. Pero aunque todo parece marchar muy bien, los meses transcurren y a nuestro amigo comienza a hacerle falta algo. 

Seguramente en Uruguay, no podía ir por unos deliciosos tamales por las mañanas, o en esos días en los que la fiesta había roto esquemas, no había manera de pasar una cruda con unos taquitos de carnitas o barbacoa.

Si algo extrañamos cuando estamos lejos, es poder reunirnos con los amigos y la familia para comerse un buen pozole. Sin duda, las franquicias de comida rápida no podían ofrecerle ese sentimiento de estar en casa que sólo puede dar la comida en México.

6330 las-mejores-recetas-de-pozole picot4 picot3 picot2 Screen Shot 2015-12-14 at 3.03.13 PM

Por curioso que les parezca, fueron los deseos de Aldo por probar de nuevo comida mexicana, los que permitieron que esta historia diera un giro. Gracias a un estado de Facebook donde el muchacho explicaba lo que sentía, uno de sus hermanos decidió que era buen material para participar en un concurso de Sal de Uvas Picot®. 

Lo que nadie esperaba, era que dicha historia lo llevaría a ganar el concurso “ Volando por un Taco” y con esto, obtener un fin de semana de vuelta a México, donde se subiría a una combi y se lo llevarían a comer como debe ser.

Aldo tuvo un par de días en los que vivió como un rey. Se lo llevaron a comer mariscos, romeros y hasta unos taquitos de sudadero y tripa, que nunca deben de faltar. Además de que con la ayuda de Sal de Uvas Picot®, no tuvo que parar para tomarse un descanso, ya que lo mantenían en perfecta forma para cualquier antojo que se atravesara. 

Screen Shot 2015-12-14 at 3.05.00 PM

Con este banquete, tanto su estómago como su corazón, se llenaron de nuevo y volvió a sentir lo que es vivir como un verdadero Mexicano.

VOLANDO POR UN TACOFuimos por el ganador de Volando por un Taco hasta Uruguay para que disfrutara de nuevo la comida mexicana. ¡Checa su historia!

Posted by Picot on Jueves, 10 de diciembre de 2015

Así que ya saben, si se encuentran lejos y extrañan unas flautas o unas quesadillas, no pierdan el ánimo. No saben si en algún momento, tienen un golpe de suerte como el de Aldo.