Preparándonos para la nueva normalidad: ¿Cómo mejorar mis defensas?

La mejor manera de cuidar a tu sistema inmune es con una dieta rica en frutas, actividad física, tomar el sol o a través de un vitamínico.

Si algo bueno tuvo esta cochina pandemia, es que hizo que cuidarnos sea una prioridad y un buen lugar para iniciar es nuestro sistema inmune. ¿Y qué es eso o qué? Bueno, el sistema inmune es el encargado de defenderte contra gérmenes y microorganismos. Así que es vital tener un sistema inmune flexible, adaptativo y que pueda responder rápidamente a las amenazas a tu salud.

Así pues, el sistema inmune es el compa que se echa los rounds por ti. Está formado por células, proteínas, tejidos y órganos que trabajan en conjunto para defendernos. Por ejemplo, la piel es nuestra primer defensa contra el exterior y más vale tener nuestros niveles de vitamina D en buen estado. De lo contrario, cada que nos raspamos o cortamos, nuestras heridas tardarán más en curarse.

Foto: Cortesía

Y eso se repite con todos los elementos del sistema inmune. Los bichos que invaden el organismo se denominan antígenos. Cuando tu cuerpo detecta a uno de estos antígenos, varios tipos distintos de células trabajan juntas para identificarlo y combatirlo. Estas células desencadenan la producción de anticuerpos. Y si tu cuerpo no está sano, este proceso puede no ocurrir.

La mejor manera de cuidar a tu sistema inmune es con una dieta rica en frutas de temporada, actividad física, tomar el sol y tener una agenda social activa. Así como lo lees: ser sociable y sostener una buena conversación ayuda a tu cuerpo a mejorar sus defensas. Otra gran manera de hacerle un paro al sistema inmune es a través de un vitamínico.

Nuestro cuerpo, además de ser un templo, es muy sabio y sabe perfectamente qué necesitas, cómo y cuándo. Este vitamínico cuenta con un sistema de triple acción con vitaminas C y D más Zinc. Cuando te lo tomas, tu cuerpo se encarga de distribuir estos nutrientes en todo tu ser, ayudándolo así a ser más resistente y prepararlo para generar inmunidad.

Existen vitamínicos que además de contener esta combinación, no contienen azúcar y funcionan como antioxidante. Funcionan además como prevención y tratamiento contra el resfriado común. Uff, ¡qué ofertón!

Foto: Especial

Así que ya lo sabes, este tipo de vitamínicos son la fuente de vitaminas externa que tu cuerpo necesita. Y acompañado de ejercicio, socialización y una dieta balanceada, estarás listo para enfrentar la nueva normalidad como campeón.