En Sopitas.com siempre estamos comprometidos con la información e intentamos traerlas historias tiernas, de esas que nos llegan directo al corazón. Casi siempre son sobre animalitos porque vamos, ¿a quién lo le gusta alegrarse el día leyendo sobre perros o gatos? Pero esta vez les tenemos el caso de un conejo que seguramente tocará las fibras más sensibles de todos.

Esta es la historia de un conejito que fue encontrado por la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA), la asociación de Inglaterra y Gales que se encarga de rescatar y salvaguardar a los animalitos en esta parte del mundo. Y sabemos que se estarán preguntando, qué tiene de especial este bello conejo. Bueno, pues lo encontraron de la manera más tierna posible.

Resulta que los representantes de la RSPCA recibieron una llamada de una persona, en ella les informaron que había un pequeño conejo abandonado en la carretera. De inmediato el equipo se movilizó hasta la zona en las que les indicaron y cuando llegaron no se pudieron contener las lágrimas.

El pequeño conejo había sido abandonado en una caja de cartón en la orilla de una autopista, lo único que lo acompañaba era su osito de peluche favorito (que es del mismo color que él), el cual mantuvo con él todo el tiempo. Si no nos creen, chequen la foto que subió la RSPCA a sus redes sociales, se vale llorar: 

Al llegar al refugio lo bañaron, le dieron de comer y hasta le pusieron un nombre. Ya no solo era un simple conejo, ahora se llamaba Nigel. Y sí, si se preguntan, él y su osito de peluche están en perfectas condiciones, lo único que están esperando es que una familia los adopte y ambos puedan recibir el amor que tanto se merecen.

De acuerdo con Bored Panda, quienes hablaron con la RSPCA, a finales de año (sobre todo antes de la temporada decembrina) se da un fenómeno extraño en Gales e Inglaterra en el que muchos conejitos y animales en general son abandonados a su suerte. Un año antes, la misma organización recogió a 102.900 mascotas, así que si ya no quieren a un conejito tierno como Nigel, no lo dejen a su suerte en la calle y llévenlo con alguien que sí se pueda encargar de él. 

Foto: RSPCA