Dicen que el dolor a veces nubla el juicio, especialmente si se trata de que algún ser querido está en el hospital en un estado de gravedad que te orilla a tomar decisiones difíciles. Este caso fue lo que ocurrió con Shirell Powell, una mujer de Nueva York que tomó la decisión de desconectar a su hermano que tenía muerte cerebral. ¿El problema? En realidad este hombre no era su hermano, sino un hombre que había sido ingresado por una sobredosis… y se parecía mucho a él.

De acuerdo a una entrevista del New York Post, el hospital St. Barnabas ingresó a un hombre el 15 de julio de 2018 con el nombre de Frederick Clarence Williams por una aparente sobredosis. Cuando lo ingresaron, Freddy tenía su tarjeta de seguro social y por lo tanto lo identificaron bajo ese nombre, solo que el hermano de Shirell se llamaba Frederick Williams nada más.

Al detectarle muerte cerebral a Freddy, el personal del hospital llamó a Shirell diciéndole que su hermano Frederick Williams, de 40 años, había sido admitido y estaba próximo a morir. Cuando ella supo rápidamente corrió al hospital y vio cómo es que él tenía tuvo en su boca y cuello. “Se veía un poco hinchado, pero se parecía mucho a mi hermano”. 

Para el momento en el que fue hospitalizado, Freddy no podía hablar, así que el personal supuso que se trataba del hermano de Shirell. Posteriormente, después de dos días de pruebas, los doctores del St. Barnabas Hospital le informaron a Shirell que su “hermano” tenía muerte cerebral. 

La hora sad: Confundió a su hermano y autorizó que le aplicaran la eutanasia a otra persona

Ella es Shirell Powell, la mujer que autorizó la eutanasia a otro hombre y cuyo hermano descubrió que estaba en la cárcel. Foto: New York Post

“Él era mi hermano menor, así que fue muy doloroso. Estaba preocupada, herida, llorando, gritando, llamando a todos. Fue un sentimiento horrible”, explicó Powell al New York Post, a quien también contó cómo fue que llamó a su hermana y tío para que se despidieran de él pues ya había tomado la decisión de desconectarlo. 

Cuando los tres familiares estuvieron en el hospital, la otra hermana dijo que el hombre que estaba en cama no era su hermano. “Ella (la hermana de Shirell y Freddy) entró y dijo: ‘Ese no es mi hermano’, entonces yo le pregunté que a qué se refería, a lo que ella me respondió: ‘Este hombre es mucho más grande’”. Sin embargo, debido a que estaba hinchado, los tres determinaron que sí se trataba de Freddy pues sus cejas, nariz y estructura ósea era parecida a su “hermano”. 

Para finales de julio autorizaron que se le desconectara. “Fue devastador. Estaba llorando”, comenta Powell, quien aseguró que las que más sufrieron fueron las hijas de Freddy, Brooklyn, de 17 años, y Star, de 18. 

La hora sad: Confundió a su hermano y autorizó que le aplicaran la eutanasia a otra persona

Él es Freddy Williams, el verdadero hermano de Shirell Powell.

Pero la historia no acaba ahí, pues cuando la familia se encontraba preparando el funeral, la oficina de exámenes médicos les informó que el sujeto al que habían decidido desconectar, a su supuesto hermano, en realidad era un hombre llamado Freddy Clarence Williams. Entonces, ¿dónde estaba su hermano? 

De acuerdo a los hallazgos de Shirell Powell, su hermano se encontraba en la cárcel desde el 1º de julio luego de haber sido arrestado en Manhattan durante un robo. Cuando ella supo, fue a la Suprema Corte de Manhattan para la audiencia de su hermano y quedó en shock. “Vi a mi hermano. No lo podía creer. Me sentía muy aliviada”. 

Después de la audiencia ella habló con Freddy por teléfono para explicarle la situación, y aunque él quedó perturbado en un principio, posteriormente entendió y le dijo que todo estaba bien. Ella, por otra parte, interpuso una demanda en contra del St. Barnabas Hospital por lo ocurrido. 

De acuerdo al abogado de Powell, Alexander M. Dudelson, cuando trató de obtener información sobre Freddy Clarence Williams, la gente del hospital prácticamente “le escupió en la cara”, y no le ofreció ninguna explicación. Asimismo explica que la familia Williams tampoco recibieron una disculpa o algo parecido, y mucho menos pudieron obtener información sobre el sujeto cuya vida decidieron terminar. “Por un lado estoy agradecida de que no fuera (mi hermano). Pero por el otro, maté a alguien que era un papá o hermano”, comentó Shirell.