Más que un desastre natural, el sismo que golpeó a nuestro país ha servido como una nueva forma de crear consciencia para su gente. Los últimos días hemos sido testigos de cómo miles de personas han dejado a un lado sus problemas, diferencias y otros asuntos personales, para extender su mano a quienes más lo necesitan.

Luego tenemos el otro lado de esta situación con quienes lo han perdido casi todo; aquellos que no tienen un hogar al cuál volver, un plato de comida para recobrar su fuerza o que se quedaron sin un ser querido. Hablamos de gente como los vecinos de Rancho de los Arcos 32, que están enfrentando el peor momento de su vida y que, a pesar de todo, no pierden la esperanza.

Su edificio solía estar en la colonia Los Girasoles II, cerca de Calzada del Hueso. Después de que el sismo destruyera completamente la vivienda, se hizo un gran esfuerzo para hacer algo por quienes quedaron sepultados bajo los escombros. Así fue como se realizó el rescate de 29 personas: 21 de ellas con vida y 8 muertos.

Mensaje de los vecinos del 32 - Terreno

Mensaje de los vecinos del 32 - Restos del edificio

Mensaje de los vecinos del 32 - Agredecimientos

Actualmente no queda nada de lo que una vez fue el techo para todas esas personas. Sólo existe un terreno parcialmente limpio y cercado con tablas. Uno que guarda un conmovedor mensaje de sus antiguos habitantes, quienes agradecen de todo corazón la ayuda de la gente en los momentos de mayor desesperación.

“Pronto volveremos con la ayuda de todos”, dice aquel breve texto pintado en los trozos de madera. El mensaje también contiene palabras de agradecimiento por parte de “los vecinos del 32”, así como una dedicatoria a quienes no sobrevivieron al incidente.

Mensaje de los vecinos del 32 - Terreno

Mensaje de los vecinos del 32 - Espeanza

Así como ellos, existen muchos mexicanos que perdieron su casa después del sismo. Nos rompe el corazón saber que hay tanta gente tratando de superar una experiencia tan trágica, pero más nos conmueve saber que todas ellas poseen la fuerza y el espíritu para atravesar las circunstancias. Ahora mismo se han olvidado de ser víctimas para convertirse en luchadores.

Por otro lado, todavía existen personas de todas partes de la ciudad, así como Morelos y Puebla, que necesitarán nuestro apoyo en los próximos meses, así que aún quedan muchos actos caritativos por hacer. Podríamos decir que este sólo es el principio de un movimiento que une a los mexicanos para sustentar una causa noble.

¡NO ESTAN SOLOS! Y somos muchos los quen buscaremos la forma de ayudarles a levantarse, y levantarnos juntos de esta. ¡Fuerza, México!

Rancho de los Arcos - Antes del sismo

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook