Hoy en día tenemos un grave problema de contaminación. Causado por la gran cantidad de gases nocivos (smog, insecticidas, detergentes, etc.), que se generan en la preparación y uso de la mayoría de los productos que consumimos.

contaminación

Entre los otros materiales que han causado mucho daño, se encuentran las cosas hechas de tereftalato de polietileno, o como se le conoce mejor, PET.

pet

Este es uno de los plásticos más comunes y desde hace 70 años (fabricado por primera vez en 1941), ha sido utilizado para la creación de botellas.

pet2

A pesar de que se ha desarrollado una versión biodegradable, el problema radica en que el material utilizado anteriormente tarda mucho tiempo en degradarse, dejando una alarmante cantidad de residuos de los cuales no se han podido deshacer.

Pues parece ser que la naturaleza ha encontrado una solución. Científicos japoneses han descubierto una nueva bacteria, la cual ha evolucionado para alimentarse del PET.

La bacteria a la cual se la ha puesto el nombre de Ideonella sakaiensis, se adhiere a las superficies de plástico y se las come poco a poco mediante 2 enzimas digestivas que rompen los enlaces del plástico y lo convierten en ácido tereftálico y etilenglicol (químico utilizado en los anticongelantes). Estas sustancias son las que sirven como su alimento.

Lo sorprendente del hallazgo es la velocidad con la que este microorganismo ha evolucionado, ya que como lo mencionamos anteriormente, el PET tiene tan solo 70 años de existir. Lo cual hace que esta bacteria haya descubierto la forma de degradar el material en solo unas décadas.

Hace 4 años se descubrió un hongo amazónico el cual también degrada el plástico, pero esta bacteria podría convertirse en la solución para eliminar el problema del PET. Sin embargo, debido a la lenta reproducción del organismo, los científicos aún no lo ven como una solución viable.

En estos momentos, se encuentran trabajando para modificar la estructura genética de la bacteria, para acelerar su proceso de reproducción y poderla convertir en una herramienta para luchar contra la contaminación.

Como lo diría el Dr. Ian Malcolm: “La vida siempre encuentra el camino”.

malcolm

Via: Gizmodo