En más de una ocasión hemos visto fotos de animalitos que venden cosas para pagar algo (usualmente un objeto que le destruyeron a su dueño), sin embargo, la historia que les vamos a contar hoy es algo diferente, pues se trata de Deko, un suave amiguito de Campeche que fue adoptado y que se dedicó a vender postres para poder pagar sus sesiones de quimioterapia.

Hace un tiempo Deko pasó de ser un perrito callejero al mejor amigo de la hermana de Vanessa Euán, una chica de Campeche. Y todo iba bien en la nueva vida del perrito, al menos hasta que un día el pobre Deko enfermó y tuvieron que llevarlo al veterinario, en donde le detectaron un Túmor Venéreo Transmitible (TVT), un tipo de cáncer que sólo se da en los animalitos y que afortunadamente tiene cura.

Foto: Vanessa Euán

A pesar de que no toda la noticia fue mala, el veterinario le dijo a la dueña de Deko que la enfermedad podía tratarse a través de varias sesiones de quimioterapia, por lo que la hermana de Vanessa reunió dinero y pagó el primer tratamiento. Sin embargo, es bien sabido que estas sesiones no son nada baratas, por lo que la chica no tenía cómo costear las otras tres sesiones del tratamiento.

Fue así como a la hermana de Vanessa se le ocurrió la grandiosa idea de vender postres -como flan napolitano, brownies y chocoflan- en el parque principal de San Francisco de Campeche, los cuales podían ser encargados por Whatsapp o a través del inbox de Vanessa. A través de un posteo en Facebook, Vanessa dio a conocer el nuevo negocio de la familia, y sin duda lo más conmovedor de la publicación fue ver a Deko, el perrito, con un cartel en donde promocionaba los postres y la razón por la que los vendía.

Foto: Vanessa Euán

Como era de esperarse, la publicación se viralizó e hizo que varios usuarios de internet encargaran postres y se ofrecieran a ayudar al tierno Deko para que pudiera terminar su tratamiento. A menos de un día de que Vanessa posteara la venta de pastelillos, el veterinario del perrito la contacto para decirle que los pagos de la quimioterapia ya estaban cubiertos. Así lo dio a conocer la chica a través de la misma red social.

“Hace un rato nuestro veterinario se comunicó con nosotras para decirnos que las quimios ya estaban cubiertas Y DE VERDAD NO TENGO PALABRAS PARA AGRADECERLES SU APOYO, desde publicar y compartir, o el de las personitas que hicieron entrega de un donativo, o las que han estado preguntando dónde estaríamos vendiendo postres”, escribió la chica en su perfil, donde detalló que los encargos de postres que ya tenía, los usaría para los cuidados del perrito, pues el tratamiento que estaba recibiendo era muy riguroso.

Foto: Vanessa Euán

No cabe duda que internet puede ser un arma muy poderosa cuando se usa de forma correcta, y nosotros no podríamos estar más felices de que el hermoso Deko pueda recibir su tratamiento. ❤️