Este mundo nunca dejará de sorprendernos. Cuando creemos haberlo visto todo, llega un grupo de científicos y nos da una cachetada de realidad, pues hallaron una nueva especie de serpiente nunca antes vista… pero lo hicieron en el estómago de otra serpiente.

Esta nueva especie ha sido bautizada como Cenaspis aenigma, que en términos coloquiales significa “misteriosa cena-serpiente“. Además de sorprender por su lugar de hallazgo, esta nueva especie también dejó con la boca abierta a sus descubridores, pues posee características que la separan de sus parientes, como la forma de su cráneo, la parte que cubre a su miembro reproductivo.

descubren-serpiente-dentro-otra-serpiente

Vía National Geographic

Los científicos (que publicaron su artículo en el Journal of Herpetology) creen que esta nueva especie de serpiente es del tipo excavadora y que su alimentación consiste en insectos y arañas, pero como no encontraron especímenes dentro de su estómago (sino que ella se encontraba en uno), es difícil determinar eso.

La “misteriosa cena-serpiente” fue hallada en Chiapas en 1976, cuando los recolectores de palmas encontraron una serpiente de coral de América Central, una especie de color rojo chillante que produce veneno neurotóxico. Al capturarla y abrirla, se dieron cuenta de que se había comido a una de sus parientes, pero más pequeña, la Cenaspis aenigma.

Al hacer indagaciones más profundas, los expertos se dieron cuenta de que se trataba de un ofidio diferente de los que hubieran visto antes, por lo que se conservaron el especímen para estudiarlo. Durante cuatro décadas, un equipo de investigación regresó a la zona para buscar a una de las especies vivas, sin embargo no hubo éxito. 

descubren-serpiente-dentro-otra-serpiente

Shutterstock

“Esto proporciona evidencia de cuán secretas pueden ser algunas serpientes. Combinan sus hábitos esquivos con rangos restringidos y algunas serpientes no aparecen con frecuencia, comenta Jonathan Campbell, de la Universidad de Texas que se encargó de dirigir la investigación.

Aun así, el experto señala que si se trata de que la serpiente está extinta, esto tampoco tiene mucho de haber sucedido, asegurando que su desaparición no pasa de la década de los 70. Sin embargo, Campbell cree que la serpiente todavía existe y se encuentra escondida en Chiapas. 

Según explica National Geographic, esta serpiente tiene tres manchas triangulares que a su vez forman líneas irregulares, algo muy poco visible en las serpientes del Nuevo Mundo. Además, posee 14 dientes gruesos y cortos en su mandíbula superior.

“Esta es una excelente contribución a la herpetología y nos recuerda a todos que nunca se sabe qué información nueva puede obtener al realizar colecciones de campo y observar más de cerca lo que ya existe en los museos, y por qué dichas colecciones son importantes”, comentó Sara Ruane, biçologa de la Universidad de Rutgers-Newark.

¿Será que bajo nuestros pies hay un mundo que no conocemos todavía?