Despiden a maestra por publicar tuits racistas sobre estudiantes mexicanos; pensó que le escribía en privado a Trump

Las nuevas generaciones parecen traer un chip incluido que automáticamente los convierte en unos “cracks” de la tecnología, y si no niega que en alguna ocasión no has escuchado decir a alguna de tus tías “ya hasta le mueve al celular él solito y hasta ve videos” cuando sale a la plática el primito que no tiene más de tres años de edad.

Sin embargo, con los papás es todo lo contrario, pues parece que aunque lo intentan y dan su mejor esfuerzo por aprender nuevas cosas, nomás’ no le agarran la onda al internet y por lo mismo, seguido nos piden de favor que les expliquemos cómo buscar sus videos favoritos en YouTube, que les pongamos una película o serie en Netflix, e incluso que los orientemos a usar el celular que les regalaste en navidad.

Y sí, no negamos que algunas veces nos da un poco de risa la pelea señores-tecnología, sin embargo, hoy les contaremos el caso de una maestra que por no saber usar el “internet de las cosas” perdió su trabajo, ya que se puso a escribir tuits discriminatorios y racistas acerca de algunos de sus estudiantes de origen mexicano, y lo hizo pensando que le estaba escribiendo en privado a Donald Trump. ¡Toing!

Se trata de Georgina Clark, una profesora de inglés en el distrito escolar Fort Worth, en Texas, que a través de su cuenta de Twitter escribió le escribió al presidente Donald Trump para decirle que “la escuela había sido tomada por estudiantes ilegales de México”. La cuestión aquí es que la doñita pensaba que sus tuits solo podía leerlos nuestro señor naranja favorito, por lo que varios alumnos le tomaron una captura de pantalla a sus publicaciones.

Georgia Clark Foto: Courtesy de Fort Worth para CBS

La cosa no paró ahí, ya que cuando se metieron a la cuenta de esta maestra se dieron cuenta de que habían más mensajes de este tipo, en donde pedía a Trump que hiciera algo para “cuidar su identidad”, o que realizara “cualquier cosa para eliminar a los migrantes”, ya que “los mexicanos se niegan a honrar nuestra bandera”.

Es más, en varias ocasiones hasta publicó su número de teléfono con tal de que Donald leyera sus plegarias y le echara un fonazo para confirmar que haría algo, todo esto sin saber que medio internet estaba al tanto de lo que escribía, de acuerdo a declaraciones de su abogado.

El caso llegó a oídos de los miembros de la mesa directiva de la preparatoria Carter-Riverside -escuela en la que trabajaba- quienes la despidieron después de hacer una votación, no sin antes dejar en claro que ese tipo de actitudes no estarán aceptadas en su plantel y que a todos sus alumnos se les tratará con respeto sin importar si son estadounidenses o no, de acuerdo a medios locales. 

Por otro lado, la señora Clark irá a juicio para ver si puede recuperar su chamba, sin embargo, no la tiene muy difícil ya que varios alumnos han declarado a medios locales que la maestra siempre ha tenido actitudes xenófobas y racistas, pues incluso llegó a separar a los alumnos de su clase por color (no, en serio). Una más a nuestra lista de “Señoras que ya deberían sentarse”, ¿a poco no?