La inventiva se pone (por fin) al servicio de la humanidad: ya queremos ver ese inodoro en baños públicos y de oficinas, donde nunca falta el que, en lugar de hacer sus necesidades físicas, ocupa el espacio para chutarse la saga de Harry Potter o ponerse al día en Twitter.

Parece que ya no veremos a personas desconsideradas con las piernas entumidas, gracias al inodoro que ha desarrollado la empresa británica StandardToilet, el cual tiene la sencilla peculiaridad de estar inclinado unos cuantos grados hacia enfrente. Y ya… con eso es mas que suficiente para ahuyentar a los que toman el baño como espacio para meditar (o hasta echarse una jeta).

Imagen: StandardToilet / Daily Mail

Según explica el creador del novedoso inodoro, Mahabir Gill (quien “dicen” ideó su invento, precisamente, mientras se echaba un cake), los 13 grados de inclinación hacia enfrente hacen que hasta las piernas más macizas cedan a los cinco minutos, ya que crean una tensión similar a la de estar ligeramente en cuclillas.

Aunque se ve muy manchado, ya que muchos tienen en el baño el único lugar para relajarse, el creador de este inodoro asegura que éste no tiene como objetivo fregar el libre desahogo del cuerpo… al contrario.

“Los estudios médicos han sugerido que usar el WC tradicional puede causar hemorroides inflamadas y debilitar los músculos pélvicos, comentó Gill para Daily Mail. “StandardToilet proporciona una mayor comodidad al promover el compromiso de los músculos superiores e inferiores de las piernas, lo que ayuda a reducir los trastornos musculoesqueléticos”, agregó.

Foto: StandardToilet / Daily Mail

Claro, a quienes inmediatamente les brillarán los ojos al ver el StandardToilet será a los jefes… y cómo no, si tan solo en Reino Unido se calcula que los descansos extendidos generan perdidas a la industria y al comercio por más de 4 mil millones de libras al año.

Por el lado físico o por el económico… por lo que sea, el inodoro ya cuenta con el visto bueno de la British Toilet Association (BTA), la cual crea campañas en pro de mejores instalaciones de baño en oficinas y espacios públicos de Reino Unido… donde se realizó recientemente una encuesta que reveló que algunas personas pasan hasta 28 minutos en el baño del trabajo.

Lo anterior, según especialistas, no es indicador de que la gente es floja o que les encanta sentarse con los pantalones abajo… por el contrario. Es muestra de un problema más profundo y serio: “el inodoro como refugio durante el trabajo dice más sobre espacios de trabajo inadecuados, cargas de trabajo pesadas y una gestión poco solidaria, que sobre los propios trabajadores”, comenta Charlotte Jones, parte del proyecto “Around the Toilet”.