El 3 de septiembre, salió la noticia de que Ariana Grande demandaría a Forever 21 por utilizar a una modelo que se parecía mucho a ella para una campaña en redes sociales. La cantante demandó a la marca por 10 millones de dólares tras “robar” su imagen después de no haber podido llegar a un acuerdo para trabajar en colaboración.

De acuerdo con los informes (que salieron en algunos medios como The Hollywood Reporter), Ariana Grande decidió emitir la demanda cuando vio que la modelo imitaba el estilo tan conocido de la cantante. El trato, que nunca se cerró, hablaba de varias publicaciones en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram, pero parece que Forever 21 nunca llegó a una cifra suficiente para una artista de la talla de Ariana Grande.Nunca se cerró porque las cantidades que Forever 21 ofreció a pagar por los derechos de nombre e imagen de la señorita Grande, no fueron suficientes para una artista de su altura“, se lee el documento.

Utilizar una modelo que se parece a una figura popular, es bastante ambiguo, pero la demanda apunta que hacer esto “sugiere falsamente” que la cantante está involucrada. No es la primera vez que sucede y que hay acciones legales. Kim Kardashian demandó a Old Navy por lo mismo, utilizar una modelo muy similar a la imagen de la celebridad.

Sin embargo, ahora hay nuevas noticias en el tema de Ariana Grande y su demanda a Forever 21, pues una drag queen asegura que, en realidad, fue Ariana Grande la que robó primero la imagen. Farrah Moan, quien apareció en dos temporadas de RuPaul’s Drag Race, asegura que uno de los looks por los que Ariana está demandando a Forever 21, se lo robó primero de la drag queen.

En un tuit, Farrah Moan escribió: “Ariana me debería dar algo de esos 10 millones desde que su equipo, literal, le envió una foto al diseñador y pagó para que copiaran mi look de as4. (Finalmente conocieron al diseñador). Supongo que robar de una artista queer para beneficio propio está bien… El punto es que su equipo también robó. Pueden atacarme todo el día pero eso no va a cambiar nada“. 

Screenshot del tuit de Farrah sobre el robo de imagen.

Es un tema delicado en el que entran varios elementos a considerar. Lo mismo ha sucedido con algunas demandas contra músicos, cantantes y artistas por plagio. Por ejemplo, está Pharrell y Robert Thicke, a quienes la familia de Marvin Gaye demandó por plagio a la canción “Got to Give It Up” por “Blurred Lines”. Durante el juicio, se aseguró que se tomó como inspiración, mas no se trataba de un plagio. Finalmente, ambos perdieron la demanda y tuvieron que pagar poco más de cinco millones de dólares.

El caso de Ariana Grande contra Forever 21 es confuso y podría prestarse a distintas interpretaciones. Las redes sociales y el uso de imagen se han convertido en un fuerte tema de debate, sobre todo considerando que se convirtieron en un medio para generar ingresos. En enero de 2019, Gigi Hadid fue demandada por subir una foto suya a su cuenta oficial de Instagram. La imagen que publicó la modelo era de agencia, tomada por un paparazzo. Según la agencia, Gigi sabía que ni tenía licencia para tomarla y publicarla sin los permisos necesarios de autor.

¿Somos dueños de nuestra imagen?, ¿podemos apropiarnos de un estilo? y ¿tenemos la libertad de jugar con ambas?