La siguiente historia tuvo lugar hace unos días en un zoológico marroquí, donde varios elementos se conjugaron en el momento preciso para que ocurriera una tragedia.

Todo comenzó cuando una niña de siete años visitó el zoológico junto con sus padres. Cuando pasaron por el lugar en donde estaban los elefantes la pequeña quiso que le tomaran una foto donde al fondo se viera uno de los elefantes, pues se trata de uno de sus animales favoritos. Para complacerla su papá la cargó sobre sus hombros mientras su mamá se preparaba para fotografiarlos.

A pesar de que la familia se encontraba a una distancia bastante prudente de los elefantes, respetando el perímetro establecido para los visitantes, nadie se percató de que el elefante tomó una piedra con su trompa y la arrojó con fuerza hacia el área donde estaba la gente.

Lamentablemente la piedra impactó en la cabeza de la pequeña, que tras el golpe cayó inconsciente. Para terminar este círculo de mala suerte, la ambulancia tardó en llegar y la menor falleció cuando iba camino al hospital.

Sobre este incidente, uno de los voceros del zoológico mencionó:

“Los accidentes de este tipo son extraños, imprevisibles e inusuales. Han ocurrido en zoológicos internacionales, recientemente en Disney World y en el Zoo de Cincinnati en Estados Unidos”

En redes sociales circula un video donde se muestra al elefante, a la piedra y a la menor ensangrentada, rodeada de personas que intentan ayudarla, pero consideramos que publicarlo estaba de más.

Vaya mala suerte… 🙁