Si pensaban que los trataban injustamente en su trabajo, entonces tienen que ver lo que esta empresa china hace cuando sus empleados no cumplen sus metas anuales de ventas. Ni siquiera las horas extra, los descansos sin goce de sueldo se comparan o los regaños del jefe se comparan con esto.

¿Qué podría ser tan malo como para terminar en internet? Bueno, sucede que en la ciudad de Zaozhuang, al este de la provincia de Shaodong, varias personas grabaron a seis empleados gateando en el asfalto. Cuando los medios hicieron una breve investigación para explicar lo ocurrido, resultó que era una reprimenda impuesta por su lugar de trabajo.

En los clips tomados por los habitantes de la localidad, se puede ver a un grupo de personas arrastrándose de rodillas en el pavimento mientras otra caminaba delante. Este individuo, que llevaba una bandera con la insignia de su compañía, trazaba el camino que debían seguir y marcaba el ritmo con el cual debían avanzar.

Según reportaron los medios locales, se trataba de los trabajadores de una tienda de productos de belleza y cosméticos. Mediante este “peculiar” castigo, los jefes intentaban motivar a los empleados a ser mejores vendedores y a alcanzar sus objetivos laborales a lo largo del año.

Seguramente piensan que esto es algo degradante, ¿cierto? Sin embargo, en China ese está lejos de ser el peor castigo laboral impuesto. Se tiene conocimiento de empresas que han llegado a extremos como dar de beber orina, comer insectos o hasta recibir azotes. En otras partes del mundo eso ya se podría considerar como una tortura, pero para nuestros vecinos asiáticos parece ser “lo correcto”.

Las imágenes de este clip son explícitas, así que recomendamos discreción:

Esto sólo nos deja pensando en el estilo de vida que tienen algunas personas en aquel país, así como las cosas que deben soportar para no perder su empleo. Por otro lado, ahora entendemos por qué gran parte de la gente proveniente de china tiene negocios fructíferos en México. Acá simplemente los motiva el deseo de crecer y no hay que arrastrarse.