Cuando uno es niño, el mundo es un lugar lleno de misterios y maravillas que no podrían tener una explicación más simple. Dependiendo de a qué hayan sido expuestos, los niños pueden crear sus propias explicaciones para todo.

Obviamente, uno como adulto debe de orientarlos y enseñarles el verdadero significado de las cosas (aunque esto destruya la fantasía). Sin embargo, ¿qué pasa cuando la ignorancia de un adulto lo lleva a creer cosas que solo un niño pensaría?

Hace unos días, el Centro de Innovación Láctea de los Estados Unidos llevó a cabo una encuesta para conocer qué tanto sabía la población sobre el manejo de sus alimentos.

Por ejemplo, según esta encuesta al menos 7% de la población estadounidense cree que la leche de chocolate proviene de las vacas cafés… ¿cómo?

Vaca Café

Vía: Shutterstock

Sí, como lo acaban de leer, el equivalente a 16.4 millones de personas en los Estados Unidos cree que la leche con chocolate viene de un color de vaca.

Además de este jocoso hecho, el estudio encontró que gran parte de la población adulta ni siquiera tiene idea de donde provienen los alimentos. Uno de cada cinco adultos desconoce de dónde proviene la carne para las hamburguesas, así como otros tipos de carne.

Al final del día, esto es un asunto de exposición. En estos momentos, nos encontramos condicionados a creer que si necesitamos comida, debemos de ir a una tienda. Nada en nuestro marco educacional les enseña a los niños de donde viene la comida antes de ese punto.

Entendemos que no haya ningún comercial de un matadero o de una planta de productos enlatados, pero ¿qué nunca han visto la imagen de una granja?

Sin que tengan que decírnoslo en la escuela, la imagen de un granjero cultivando verduras y fruta no es nada del otro mundo. Vaya, hasta el destino de las vacas, pollos y cerdos de todo el mundo es bien conocido.

En fin, tampoco es que gran parte de la población estadounidense no sepa de dónde vienen los alimentos, pero los expertos en esta área creen que entre más tiempo pase, este desconocimiento empezará a expandirse.

Y bueno, como que a algunos les hace falta saber más de la Universidad Bovina.

Vía: The Washington Post