Gif: Giphy

Científicos convierten espinacas en posible tejido cardiaco

Como nuestras abuelitas siempre nos lo han dicho, la espinaca es muy buena para nosotros.

Como nuestras abuelitas siempre nos lo han dicho, la espinaca es muy buena para nosotros. Claro, no nos puede dar superfuerza como a Popeye, pero la espinaca es uno de los alimentos más nutritivos que podemos comer.

 Sin embargo, nos acabamos de enterar que la ciencia ha encontrado un nuevo uso para estas deliciosas hojas:

Como lo acaban de ver y escuchar, la hoja de la espinaca podría servir como tejido cardiaco. Este estudio realizado por científicos del Instituto Politécnico de Worcester, en Massachusetts, ha encontrado que las venas de las hojas de varias plantas (en especial las espinacas), podrían ser utilizadas para reemplazar el sistema ventricular del corazón.

En el caso de las espinacas, sus venas transportan agua y nutrientes a las células de la planta, y como un estudio publicado en el sitio Biomaterials explica:

La celulosa, que es el componente más abundante en las paredes de las células de las plantas, es un material muy conocido para una variedad de aplicaciones clínicas. La celulosa es biocompatible y ha sido demostrado que promueve la regeneración.

Es más, el tejido celulosa creado a partir de la matriz de rebanadas de manzana, ha demostrado la habilidad de las células mamíferas de unión y proliferación, siendo biocompatibles al ser implantadas de manera subcutánea.

Con esto, los científicos lograron injertar células humanas en la matriz removida de la hoja, viendo con asombro que la sangre se movía de manera fluida en el sistema de venas de la espinaca.

Este descubrimiento podría ayudar a reemplazar el tejido cardiaco dañado del corazón de las personas, regenerando venas.

Todavía falta mucho para que esto pueda ser aplicado de manera práctica, pero el que hayan sido capaces de lograr que las células humanas puedan injertarse con algo tan común como la hoja de espinaca, es un gran avance para la ciencia médica.