Si han estado al tanto de sus redes sociales, seguramente leyeron por ahí un par de posts acerca de una mujer llamada Eugenia York. Para quienes no la conozcan, se trata de la nieta de Isabel II; ella sorprendió a todos los medios que estuvieron presentes durante su boda, ya que dejó ver al mundo una marca de su pasado que quedó impresa en su cuerpo.

Recientemente, Eugenia se unió en sagrado matrimonio con Jack Brooksbank, pero este evento no fue la razón principal por la que los fotógrafos no se les quitaban de encima. De hecho, todos se enfocaron en la espalda de la novia, ya que el vestido con doble escote en forma de “V” exhibía una cicatriz que quedó como resultado de una cirugía.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

“Quería que mi vestido de novia enseñara mi cicatriz”. Eugenia de York, la nieta de Isabel II que contrajo matrimonio este viernes, pidió expresamente a los diseñadores que su vestido permitiera ver la huella que dejó en su físico una operación de escoliosis a la que se sometió siendo niña, con apenas 12 años. El día de la mayor exposición mediática de su vida, Eugenia quiso rendir tributo a quienes han pasado por esta operación. “Es una forma muy bonita de honrar a la gente que me cuidó y de apoyar a los jóvenes que han pasado por esto. Creo que puedes cambiar el ideal de belleza, puedes enseñarle a la gente tus cicatrices, y pienso que es muy especial reivindicarlo”, aseguró a la cadena británica ITV. La historia completa, en @s_moda #royalwedding #escoliosis

Una publicación compartida de EL PAÍS (@el_pais) el

¿Y por qué mostró esa cicatriz?

La respuesta es sencilla. Ella pidió específicamente que los diseñadores Peter Pilotto y Christopher de Vos, de la marca Peter Pilotto, confeccionaran el vestido de tal manera que mostrara su marca corporal con el propósito de compartir con el mundo la escoliosis que se operó cuando tenía 12 años.

Para quienes no sepan de qué hablamos, se trata de una curvatura lateral en la columna vertebral que ocurre con frecuencia durante el periodo de crecimiento anterior a la pubertad. Eugenia aprovechó el momento de exposición más mediático de su vida, porque quería rendir tributo a todas las personas que se han sometido a una operación para corregir la escoliosis, ya que la cicatriz es muy notoria.

“Es una forma muy bonita de honrar a la gente que me cuidó y de apoyar a los jóvenes que han pasado por esto”, dijo York en una entrevista con la cadena británica ITV. “Creo que puedes cambiar el ideal de belleza, puedes enseñarle a la gente tus cicatrices y pienso que es muy especial reivindicarlo”.

Las acciones de Eugenia no sólo hicieron ruido en internet, sino que inspiraron a que muchas personas en las redes sociales reunieran valor para mostrar las marcas de su cuerpo. Ahora muchas personas comparten las historias de sus cicatrices y consideran las acciones de la princesa como un símbolo de gran orgullo.