A veces las personas tienen días malos. Luego está este sujeto que, al enterarse que no le pagarían por su trabajo como se acordó, simplemente hizo lo que consideró más prudente: tomar una excavadora, conducir en ella hasta el lobby de un hotel y arrasar con todo lo que estuviera a su paso. Ustedes saben… un pequeño arranque de ira y descontrol en nombre de la venganza.

¿Cómo? ¿Que eso sólo lo hace un desquiciado? Oh, entonces quizá el sujeto que se hizo viral en internet por cometer semejante acto no estaba en sus cinco sentidos.

Esta loca historia ocurrió hace no mucho tiempo, cuando uno de los hoteles de la cadena Travelodge, en Liverpool, Inglaterra, estaba en los detalles finales de su construcción. Algunas personas que estuvieron presentes durante el incidente escucharon cómo uno de los trabajadores gritar. Esto debido a que no se le estaba respetando un supuesto pago de 600 libras que su empleador había “prometido”.

Otro de los trabajadores presentes mencionó que, en ocasiones, los pagos por estas obras podían llegar a retrasarse por hasta tres semanas. Incluso reconoció que no le parecería raro que por ahí surgiera alguien inconforme que, en un momento de extrema furia, decidiera hacer añicos el lobby del hotel que recién se había terminado y estaba listo para entregarse.

“¡600 malditas libras!”, es lo que gritaba el trabajador enfurecido. “¡Todo lo que debían hacer era pagarme mis 600 libras!”

Tomó alrededor de media hora poder calmar a aquel sujeto y, con excepción de los daños materiales, no hubo incidente lamentable.

Por su parte, las autoridades locales declararon que se hizo una denuncia por ataque con la excavadora, pero para la mala fortuna de los representantes de Travelodge, todavía no dan con el paradero del perpetrador.

¿Ustedes creen que los actos de este hombre fueron justificados? ¿Creen que hay maneras más civilizadas para lidiar con una situación como esa? Sería interesante saber cómo reaccionaría cada persona ante un escenario similar.