Mientras Tanto
Imagen ilustrativa/ Foto: Getty Images

Casual: Una familia pensó que compró un tierno perrito… pero resultó ser un zorro

Aunque ustedes no lo crean, una familia pensó que compraron un perrito, pero tiempo después se dieron cuenta de que tenían un zorro como mascota.

Estamos seguros que la gran mayoría, cuando eran apenas unos retoños, soñaban con tener una mascota. Probablemente muchos si pudieron cuidar y tener el amor de un animalito en casa, aunque en ocasiones teníamos que atenernos a lo que nuestros padres podían darnos aunque no siempre es lo que queremos, ¿a poco no? Bueno, pues eso justo sucedió con una familia, que se le ocurrió conseguir un perrito pero sin saberlo, en realidad le compraron un zorro… sí, así como lo leyeron.

Por acá les hemos contado historias similares, como unos papás que criaron un oso pensando que era un doggo (sí, eso pasó y ACÁ pueden checar ese caso). Sin embargo, ahora sí nos quedamos con el ojo cuadrado porque en Lima, Perú, nadie puede creer con lo que pasó con los Sotelo pues por más increíble que parezca, les hicieron creer que tenían un tierno lomito, pero con el paso del tiempo se dieron cuenta de que su mascota no era precisamente un suave peludo, sino un animal mucho más peligroso. 

Una familia compró y crío un tierno perrito... pero resultó ser un zorro

Imagen ilustrativa/ Foto: Getty Images

Aunque no lo crean, el perro resultó ser un zorro

De acuerdo con distintos medios, resulta que esta familia pensó que era buena idea tener un perrito entre ellos, pero la realidad es que no tenían dinero para comprarle uno en una tienda de mascotas. Sin embargo, uno de los hijos se las arregló para conseguir en 265 pesitos mexicanos un doggo en un negocio informal en el centro de la capital peruana. Hasta ahí la cosa iba muy bien, todos estaban contentos con la llegada de este nuevo integrante al que nombraron “Run Run”.


Pero poco a poco todo se salió de control a tal punto que ya no pudieron calmarlo. Según lo que mencionan, en un principio el lomito jugaba con los demás perros de la calle, pero ahora todos en el distrito de Comas le tienen miedo porque comenzó a comerse a las gallinas, patos y roedores domésticos. Y para no hacerles el cuento más largo, resultó que en realidad, los Sotelo tenían un zorro andino como mascota (una especie que es habitual encontrar en el sur de Colombia y Ecuador hasta Chile, Bolivia y Argentina).

¿Saben qué fue lo peor? “Run Run” se escapó…

Por supuesto que luego de que “el perrito Run Run” se echara a los animales de los demás, la dueña, Maribel Sotelo tuvo que responder y pagar por ellos. Sin embargo, la cosa no paró ahí ya que el zorro se escapó de su casa. Desde entonces, la familia, la policía ecológica y elementos del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre en Perú lo buscan para llevarlo a un zoológico. A pesar de que varias personas mencionaron que lo habían visto, todavía no dan con el animalito.

Y quizá se estén preguntando, ¿cómo fue que los Sotelo terminaron comprando a un zorro andino? Bueno, pues de acuerdo con Walter Silva, veterinario y especialista en fauna, dijo que muchos animales silvestres son traídos por traficantes desde distintas zonas para venderlos ilegalmente en Lima, como ocurrió con “Run Run”. Por ahora, siguen buscándolo, pero nos queda muy claro que a la hora de comprar o adoptar una mascota, chéquenla muy bien para que no les den gato por liebre.

Una familia compró y crío un tierno perrito... pero resultó ser un zorro

Imagen ilustrativa/ Foto: Getty Images

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)