Si pensaban que la humanidad ya había revelado todos los misterios del planeta, entonces hace falta que echen un vistazo a internet. Recientemente, dos expertos en paleontología identificaron los restos de un mamífero gigantesco que caminó sobre la Tierra hace 22 millones de años. El fósil del “gran león africano” llevaba varios años en el Museo Nacional de Nairobi y nadie sabia que era una especie desconocida.

De acuerdo con lo que dijo National Geographic, hay algunos datos bastante curiosos acerca del animal. Para empezar, el “simbakubwa kutokaafrika” no es un felino enorme como el león, sino el miembro más antiguo descubierto de un grupo de mamíferos extintos conocidos como hienodónditos.

León gigante africano

Tal como dice su nombre, eran muy parecidos a las hienas, aunque no estaban emparentados. Estas criaturas eran carnívoras y tenían un tamaño mayor al de un oso polar. Podría decirse que lucían exactamente como nuestra peor pesadilla o, para no irnos muy lejos, como un animalejo salido del universo de ‘Jumanji’.

Los universitarios estadounidenses Matthew Borths y Nancy Stevens fueron los responsables de este hallazgo. Mientras estudiaban algunas de las piezas del museo, solicitaron permiso para acceder a unos cajones de fósiles extraños sin estudiar, pero los que llamaron su atención fueron aquellos que estaban guardados bajo la etiqueta de “hienas”.

“Algo puso al ‘simbakubwa kutokaafrika’ al borde del abismo”, explicó Borths. “Las cosas cambiaron demasiado rápido, la población de depredadores no respondió suficientemente deprisa y estas criaturas finalmente se extinguieron”.

Mientras revisaban, encontraron gran parte de una mandíbula del animal, así como trozos del resto de su esqueleto y algunos dientes. Todo había sido extraído entre 1978 y 1980, durante una excavación en la zona de Mezwa Bridge, ubicada al oeste de Kenia.

León gigante africano

Fotografía de Matthew Borths

Posteriormente, el descubrimiento fue publicado en la revista especializada Journal of Vertebrate Paleontology, de modo que sirviera como ayuda para descifrar los misterios de los hienodóndidos, así como la razón específica de su desaparición. Hasta ahora, sólo se sabe que eran mamíferos grandes y poderosos que ocupaban lo más alto en la cadena alimenticia, junto con los primeros simios y monos que subían en la escalera evolutiva.