Una simple imagen puede transportarnos a otro lugar del mundo, si es capturada de la manera correcta. Es por eso que la fotografía es un arte, ya que no basta con tomar una cámara; se requiere habilidad y mucho sentimiento en sincronía.

Para probar nuestro punto, simplemente tenemos que ver las fotos de la Vía Láctea que tomó Daniel Kordan en Bolivia.

La tarea no fue sencilla, porque para poder captar el escenario que quería, el fotógrafo tuvo que llegar hasta el Salar de Uyuni, que es conocido como el mayor desierto de sal continuo y alto en el mundo.

Una vez ahí, esperó al anochecer y preparó su cámara para iniciar la sesión.

Cuando el momento llegó, Daniel se encontraba en un paisaje irreal, ya que el desierto funcionaba como un espejo y hacía parecer que todo flotaba en un mar de estrellas. Las fotos que surgieron como resultado son fascinantes, por lo que pensamos que debían verlas.

Vamos a dejar unas pocas fotos del precioso escenario a continuación. Ya ustedes nos dirán si también les gustaron.

fotos-via-lactea-boliviafotos-desierto-sal-boliviapaisaje-desierto-bolivia

¿Que piensan? ¿Les gustaron? En caso de que quieran ver más del trabajo de nuestro amigo Dan, les dejaremos aquí su cuenta de Instagram. Esperemos que pronto se vean más de sus fotos.

Vía boredpanda