La República Popular Democrática de Corea, llamada comúnmente Corea del Norte, no tiene el régimen gubernamental más simpático que digamos. Sabemos que viven bajo el yugo de Kim Jong-un, y por lo tanto la información que sale del país, no es la más fidedigna, pasa por algunos filtros y aprobaciones. Pero, ¿qué pasaría si un fotógrafo revelara la vida cotidiana de los norcoreanos?

El fotógrafo Eric Lafforgue, lo hizo. Entró varias veces Corea del Norte con cámaras y polaroids escondidas y salió del país con material valioso para el mundo, hasta 2012, cuando el gobierno lo descubrió y al negarse a entregar su material fotográfico, fue deportado y claro, ya no es bienvenido.

Sin embargo, Lafforgue logró capturar con imágenes prohibidas por el gobierno, por la interpretación que a estas se les podría dar o simplemente porque no están permitidas.

1- Una mujer de pie en medio de una multitud de soldados. Esta imagen no se supone que deba tomarse, ya que los funcionarios no permiten imágenes del ejército

2- Cuando visitas a familias, a los guías les encanta si tomas fotos para mostrar al mundo que los niños tienen computadoras. Pero todo es pantomima, las computadoras permanecen apagadas por falta de electricidad

3- Se rumora que los norcoreanos comen hierba del parque. Las guías se ponen furiosas si lo tomas fotos.

4- Lafforgue logró tomar a un niño parándose enfrente de un autobús. El autobús conducía en las pequeñas carreteras de Samijyon en el norte, cuando este niño se detuvo en medio del camino

5- La estación de metro de Pyongyang funciona como refugio de bombas y es el más grande del mundo

6- Los niños en Pyongyang, no se han acostumbrado a los autos, por lo que no tienen cuidado al jugar en la calle.

7- Los soldados suelen ayudar en las granjas

8-  “Tal vez la prohibición más ridícula que enfrenté: este pintor oficial estaba trabajando en un nuevo mural en Chilbo. Tomé la imagen, y todo el mundo comenzó a gritarme. Como la pintura no estaba terminada, no pude tomar la fotografía”, dice el fotógrafo

9- En Corea del Norte, está prohibido tomar fotos que evidencien la desnutrición, pero Lafforgue, lo logró