Fundador de CrossFit compara el asesinato de George Floyd con el coronavirus y pierde patrocinadores

En medio de las protestas por el asesinato de George Floyd el creador de CrossFit, Greg Glassman decidió hacer un chiste desafortunado sobre el tema.

Desde el asesinato por asfixia de George Floyd, el hombre afroamericano de 46 años por parte de un policía en Minneapolis, en las últimas semanas hemos visto cómo el mundo se ha unido para alzar la voz en contra del racismo. Miles salen a las calles para protestar en contra de la brutalidad hacia la comunidad negra, sin embargo, parece que no todos se están tomando muy en serio el tema que está sacudiendo al mundo.

Resulta que hace algunos días Greg Glassman, el fundador de CrossFit –el método de entrenamiento que desde hace algunos años muchos han utilizado para estar en forma– se hizo viral no por sacar otra rutina para que bajemos las llantitas que hemos acumulado en esta cuarentena, sino por un comentario bastante desafortunado que involucra dos de los problemas con los que el mundo está lidiando en este momento.

greg-glassman-crossfit

Foto: Getty

En una publicación en su cuenta de Twitter, el Instituto de Métricas y Evaluación de los Estados Unidos el pasado 6 de junio se pronunció sobre las manifestaciones que hay en todo el país por la muerte de George Floyd, mostrando su apoyo al movimiento Black Lives Matter“El racismo y la discriminación son problemas críticos de salud pública que exigen una respuesta urgente”, fue lo que dijo el instituto.

Sin embargo, Greg Glassman contestó con un comentario que para muchos fue el menos atinado para este momento, pues en el tweet de la dependencia para llamar a toda esta situación que el mundo está viviendo con las protestas en contra del racismo y la aún existente pandemia del coronavirus como “It’s a Floyd-19” (o el ‘Floyd-19’). 

Por supuesto que las reacciones sobre el tweet de Glassman no se hicieron esperar, y desde aquel 6 de junio un montón de personas han criticado al fundador de CrossFit por ese comentario. Más tarde, el creador de esta empresa líder en el mundo del ejercicio trató de explicar su chiste, pero como dicen por ahí, fue de Guatemala a Guatepeor.

Primero dijo que ese ‘chascarrillo’ fue directamente contra el Instituto de Métricas y Evaluación de los Estados Unidos, pues desde que el COVID-19 llegó al país vecino, las cifras y predicciones de la pandemia no han sido ciertas. Según él, el instituto no podía hacer nada contra el coronavirus y mucho menos harían algo contra el racismo. De ahí su chiste, aunque por supuesto, nadie le hizo caso.

Las disculpas no le sirvieron de nada

Y lamentablemente para Greg Glassman, los mensajes negativos que recibió tras estas declaraciones ya le costaron algunas cosas, entre ellas el patrocinio de Reebok –quien era su principal socio comercial–. Además consiguió el repudio de muchos deportistas, en todo el mundo, algunos hasta fueron destacados dentro de la disciplina que él creó.

Más tarde, Glassman pidió disculpas –utilizando las redes sociales de CrossFit– por lo que había dicho, mencionando que no era racista y que lo único que quería expresar era el coraje que sentía porque el instituto no resolvía el problema con el coronavirus y jamás terminarían con el racismo sistémico desde su trinchera. Aunque de nada le sirvió porque el daño ya estaba hecho: 

“Me equivoqué con las palabras que elegí ayer. Mi corazón está profundamente triste por el dolor que he causado. Fue un error, no racista pero sí un error. Floyd es un héroe en la comunidad negra y no sólo una víctima. Debí haber sido sensible a eso y no lo fui. Me disculpo por eso. Cuando vi que anunciaban (el instituto) una solución a nuestra crisis racial, me sentí incrédulo, enojado y demasiado emocionado. Involucrar el nombre de George Floyd en ese esfuerzo estuvo mal. Es nuestra esperanza que su asesinato eclipse un cambio real que resulte en la igualdad de condiciones para nuestros hermanos y hermanas negros. Me preocupo por ustedes, nuestra comunidad, y estoy aquí para ustedes”. 

Foto: Getty