Si hay algo que casi todo el mundo odia, es la impuntualidad. A pesar de que es una costumbre desagradable, son realmente pocos son los que hacen algo para reprenderla. Por esa razón es que vale la pena conocer la historia del Symphony of the Seas, el crucero que abandonó a una pareja por llegar tarde a la hora de zarpar.

Todo ocurrió en un muelle ubicado en Nassau, capital de las Bahamas, en Estados Unidos. Un navío de la compañía Royal Caribean hacía los preparativos finales para continuar un viaje que, según su agenda, debía atravesar el Caribe y llegar hasta Florida en siete días.

Ahí es donde entra una feliz pareja, que decidió hacer su propia gira artística en la ciudad sin tomar en cuenta que el crucero debía partir en horario específico. El resto de los pasajeros ya se encontraba a bordo, por lo que el personal de la nave decidió esperar 20 minutos más a que estos tortolitos llegaran. Desafortunadamente, eso no sucedió.

Cansados de esperar, los operadores del Symphony dieron la orden de que se retiraran las escaleras, de modo que pudieran reanudar su viaje. Entonces, como por obra del espíritu santo, apareció la pareja faltante, pero ya era demasiado tarde.

Así fue como estas personas tuvieron que pagar el precio de su irresponsabilidad, que seguramente fue caro. Ni siquiera sus súplicas sirvieron para que el crucero regresara, por lo que seguramente tuvieron que concluir su romántico viaje en tierra firme.

Obviamente, el incidente fue grabado por un espectador misterioso y, como podrán imaginarse, se hizo viral en internet. Si esta vergonzosa experiencia no sirvió para enseñar una lección sobre la puntualidad a estos tórtolos, entonces nada en la vida lo hará.