¿Hachi, eres tú? Perro lleva 3 meses esperando a su dueño fallecido en un hospital de Wuhan

El vínculo de amor entre los perros y los humanos es uno de los más fuertes, puros y honestos que puedan existir en el mundo. Hoy les vamos a contar una historia triste que lo demuestra una vez más.

Xiaobao, un perro en Wuhan, China, vio cómo su dueño, contagiado de coronavirus, entró a un hospital… y desde ese momento, hace ya tres meses, el perrito lo sigue esperando afuera sin saber que ya falleció. Un caso como el que vimos en la pantalla grande con Hachiko en la película Siempre a tu lado.

De acuerdo a la información de RT en Español, el pequeño Xiaobao espera día y noche a las afueras del hospital Taikang para que su amo salga por la puerta. Sí… ya estamos llorando por aquí.

La hora sad: La historia del gato adoptado en Perú al que quieren aplicarle eutanasia en Bélgica

El amor incondicional del perro ha conmovido a todo el personal médico, ya que sin importar la hora o el clima, el perro espera pacientemente poder volver a ver a su humano. Wu Cuifen, testigo y trabajadora de la tiendita del hospital, aseguró a los medios de la cuidad que cuando se enteró del fallecimiento del dueño, intentó alejarlo del hospital, pero que todo fue en vano, ya que siempre regresaba.

Fue por eso que temporalmente le ofreció un hogar y cuidado al perro. Ella fue quien lo llamó Xiaobao. “Cada mañana, cuando abría, Xiaobao estaba allí esperándome. Me despedía al final de cada día”.

Como en todas las grandes historias, nunca faltan los villanos. Pese a la historia que ablandaría cualquier corazón, algunos pacientes mostraron molestias por ver a Xiaobao deambular por el hospital en busca de su dueño, por lo que le pidieron al personal que alejaran al perro del hospital. 

Afortunadamente, las enfermeras son personas amables y empáticas con la situación,  y llamaron a una asociación protectora de animales en Wuhan. Ahora, el perro Xiaobao ya se encuentra con ellos y le están buscando una familia que lo adopte y le de el amor que tanto se merece.