En la vida hay días en los que amanecemos con el pie izquierdo y por más que lo intentemos, nomás no podemos salir de la racha de mala suerte. Claro que no hay que confundir esos días grises con pagar el karma que generamos, pues si uno se pone a hacer cosas malas no puede esperar que la vida se lo recompense con golpes de buena suerte.

Esa lección la aprendió a la mala un sujeto que el pasado 25 de agosto se dispuso a asaltar una tienda en Estados Unidos. Y todo pudo haberle salido bien (o como él lo había planeado) sin embargo, al intentar huir del lugar se dio cuenta de que se topó con alguien de su tipo, pues mientras él robaba alguien aprovechó para darse a la fuga con su camioneta. ¡Parece que el estafador resultó estafado!

Y es que hace unos días la policía de Kennewick, Washington, publicó en su cuenta de Facebook un video donde se ve el momento en el que un sujeto a bordo de una bicicleta da vueltas en un estacionamiento. De pronto, se observa al ladrón subir a una camioneta roja que se encuentra en el lugar y de fondo se puede apreciar al otro ladrón acercarse a su vehículo, el cual de pronto arranca y se da a la fuga sin que él pueda hacer nada.

La policía detalló en su publicación que el hecho ocurrió cerca de las 6 de la mañana del 25 de agosto y que el dueño de la camioneta –quien había robado una tienda que se encontraba por el lugar– fue arrestado, pero que ahora necesitaban encontrar al otro sujeto que le había dado una cucharada de su propia medicina robando su vehículo. 

Ni hablar, bien dicen por ahí que “no hagas lo que no te gustaría que te hicieran” pero al parecer la gente no entiende hasta que les ocurre algo similar. Ahora falta ver si al hombre que se robó la camioneta le aplicarán el “ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón”, ¿a poco no?