En la actualidad, el maltrato en contra de los animalitos es vigilada hasta con lupa. Si, tenemos a nuestros amigos veganos, pero ellos digamos que se pasan un poco de intensos. La violencia nunca va a ser la manera de solucionar las cosas, pero hay personas que nada más no entienden, solo de esa manera. Este es el caso de José, un hombre que le dio una golpiza a un sujeto porque vio como maltrataba a un perrito callejero. Maldito

 

Todo ocurrió en Morelia, Michoacán, donde vive José, un taxista de 33 años. Él estaba descansando a un costado de una tienda ubicada en el Periférico Paseo de la República. Ya saben, una tarde normal en la que paras tu carro, descansas, compras un refresco y cargas pila para seguir dándole con todo a los viajes.

Hasta ahí todo bien, ¿no? Pueeeees, no para ser precisos. Cuando Pepe, a quien le diremos así de cariño, estaba a punto de arrancarse para seguir con su rutina diaria, vio como un joven para nada educado, escupió y pateó a un perrito callejero en la esquina del lugar. Esto obviamente que enchiló a José, por lo que decidió enfrentar al agresor.

Ambos se empezaron a insultar y se armó la campal; el sujeto que pateó al perrito callejero salió perdiendo cuando Pepe lo inmovilizó. Mientras estaban trenzados en el piso, el héroe le seguía reclamando por lo que había hecho; claro, para que no se le olvidara por qué le estaba dando una buena golpiza.

Y como fue tanto el enojo que nuestro vengador de lomitos traía, porque utilizó toda la fuerza animal que hay en su interior, mandó al agresor directito con los paramédicos de la Cruz Roja, porque el buen Pepe le fracturó el pómulo derecho, por lo que fue atendido lo más pronto posible. Para que no se vuelva a meter con los perritos.

Pero por supuesto que las redes sociales tenían que opinar sobre lo ocurrido. Mientras unos aplauden la manera en que Pepe defendió al perrito desamparado, otros reprobaron la golpiza que recibió el chavo. Si, reprobamos la violencia y sabemos que no es la solución, pero está muy gandalla pegarle a un pobre animalito indefenso. Cuando te toca, te toca. Con los perritos no.