Y hoy en “La historia detrás del meme”…. no es cierto. Cometer errores es algo que nos hace humanos, no hay duda. Y sí, es bien cierto que todos tenemos tropiezos a diario y muchos de ellos pasan desapercibidos para la mayoría de la gente,  sin embargo, la cosa cambia muchísimo cuando se trata de internet, ya que todos sabemos que una de las reglas no escritas de la web dice que una vez que subes algo y alguien lo ve, ya no hay vuelta atrás.

Hace unos días quien se encargó de comprobarnos eso fue Denisse Dresser, quien confundió al actor Richard Gere -quien vino a visitar a AMLO- con Gerardo Ruiz Esparza, exsecretario de Comunicaciones y Transportes. El hecho no pasó desapercibido para la mayoría y la memiza se soltó como lluvia, por lo que a la politóloga y escritora no le quedo de otra más que disculparse a través de la misma red social.

Y en esta ocasión la “víctima” del internet fue Joaquín López-Dóriga, mejor conocido como “El Teacher”, quien en su intento de ayudar a un doctor que quiere seguir con una investigación científica, hizo el oso de su vida ya que confundió al Conacyt con un organismo similar pero que es de Argentina, algo que por supuesto muchos notaron y no le perdonaron al periodista. ¡Toing!

Pero a ver, vamos por pasos. Hace unos días la diputada del PT en Sonora, Cecilia Soto González, tuiteó una foto en la que se ve a un hombre, el cual afirma ser doctor en bioquímica y Biología Molecular y pide ayuda para que el Conicet (El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas en Argentina) lo deje seguir su investigación contra el virus del dengue, e incluso tiene un hashtag para hacer más ruido en internet, mismo que uso nuestra querida Ceci.


Entonces para seguir con la cadenita, López-Dóriga citó el tuit y mencionó al Conacyt a través de su cuenta de Twitter, lo que claramente fue su error ya que el Conicet y el Conacyt podrían parecer y sonar a lo mismo, sin embargo no lo son. Claro que los usuarios se dieron cuenta de esto y se dejaron ir duros y tendidos contra el periodista calificando como “Fake news” su tuitazo.

La cosa se hizo tan grande que incluso el Conacyt aprovechó el mismo medio para decirle al buen “Teacher” que cheque lo que lee antes de postearlo, y que si de todos modos lo va a hacer entonces considere el aclarar que no se trata de la institución mexicana.

Acá algunas reacciones que encontramos sobre el tema:

No negamos que el Conacyt en los últimos meses nos dejó con un sabor agridulce en la boca, sin embargo, en esta ocasión no hay nada que decir para defender al buen López Dóriga, porque la regó y bien gacho. Nomás’ le hubieras dado RT, mano (es broma, no empiecen).

Un día más en la oficina de este periodista mexa. 

Foto: Cuasrtoscuro