En este mundo hay de todo y para todos los gustos. Por supuesto que acá no juzgamos, porque quizá lo que a nosotros nos parece normal, a otros probablemente no. Sin embargo, de repente nos deja con el ojo cuadrado saber que hay personas que se están haciendo ricas vendiendo cosas super random. Tal es el caso de una joven que anda ganando una buena lana con sus uñas de los pies.

Sí, esto no es broma. Hace algunos días se hizo viral la historia de Rebekka Blue, una modelo de 28 años originaria de Wilmington, Carolina del Norte. Desde hace un buen rato, ha estado vendiendo contenido en páginas para adultos. ya saben cuáles, no se hagan. Pero desde que trabajaba como bailarina en un club nocturno, descubrió que podía embolsarse unos buenos dólares vendiendo cosas sumamente raras.

Joven se hace millonaria vendiendo uñas de los pies y caspa en internet
Ella es Rebekka Blue, la joven que se está ganando un montón de dólares vendiendo cosas random/Foto vía Instagram: @missmothership

También puedes leer: Influencer gana 1 millón de pesos a la semana por vender… ¡¿sus pedos?!

Esta joven se está embolsando una buena lana vendiendo cosas muuuuy extrañas

Según lo que contó esta joven para medios como The New York Post, un cliente le pidió que le vendiera su vestuario por 20 dólares. Sin embargo, cuando se convirtió en modelo de cámara web descubrió que podía sacarse una lanota extra, ya que en ese mundo existe una alta demanda de personas que quieren coleccionar ropa interior y otros objetos bastante raros. Así fue que comenzó a hacer negocio con sus artículos personales.

Sin embargo, aquellos que siguen a Rebekka Blue, poco a poco han pedido que les venda cosas bastante… ¿curiosas? De acuerdo con lo que comenta la modelo, algunos le han comprado uñas de los pies, caspa, ropa interior usada, una prueba de embarazo y hasta un dispositivo intrauterino… no, no es broma. Por si esto no fuera suficiente como para quedarnos con el ojo cuadrado, reveló que con este negocio gana al mes entre 5 mil dólares y 10 mil dólares (más o menos entre 103 mil y 206 mil pesitos mexicanos).

Sobre la idea de vender esas cosas tan personales, esta joven dijo que ella simplemente apoya los fetiches de quienes la siguen, por más essstraños que sean: “La gente piensa que es una locura, pero estoy vendiendo esperanza, alegría y amor en un ambiente seguro”. Ahora, Rebekka –quien también escribió un libro sobre hacer negocios en internet– menciona que suele tirar muy poca basura, pues casi todo lo que ocupa y lo guarda para venderlo más tarde. Así que ya lo saben, si tienen algunos de estos artículos, no los boten, porque en una de esas alguien se las compra por una buena lana

Me llamo Jesús pero todos me dicen Chucho. Me encanta la música y sé tocar algunos instrumentos, aunque creo que soy mejor escribiendo sobre las bandas que me gustan. Soy fan de los conciertos y festivales,... More by Jesús González

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook