Cuando estamos en la primaria o la secundaria, los maestros se pueden convertir en verdaderos enemigos. Y no necesariamente por un mal trato de su parte (aunque si se la agarran contigo, ya no hay manera), sino porque nos cuesta trabajo entender la dinámica maestro-alumno donde son una figura de autoridad (nos guste o no).

Mientras algunos alumnos sueñan con ese dulce momento en que se termina el año para decirle adiós a ese fastidioso profesor que nos hizo la vida cuadritos con tareas, trabajos extras y un 5.9 que no sube a 6, otros tantos sueñan con una venganza de película… y eso fue lo que ocurrió hace unos meses en mayo cuando un grupo de jóvenes de 14 años, decidió practicar una broma de muy mal gusto (literal) con sus maestros.

La historia dice así. De acuerdo con BuzzFeedNews, el 16 de mayo de 2019, unos cuantos adolescentes prepararon varias crepas durante una actividad de clase en la Olentangy Hyatts Middle School ubicada en Powell, Ohio. Los alumnos sirvieron crepas para que sus profesores las probaran, pues algunas de estas estaban cubiertas de semen. Otra parte de la broma es que otros platillos tenían una mezcla de salsa barbecue con orina…

El reporte con los hechos apenas salió a la luz la semana pasada (finales de agosto) a partir de que las autoridades de la oficina del sheriff de Delawere County, estaban investigando. Estos enviaron la comida para realizar varias pruebas y determinar si la comida estaba contaminada.

La defensa de los jóvenes acusados asegura que los adolescentes son víctimas de las influencias que genera el internet en las generaciones más jóvenes, un efecto muy similar a lo que sucede con los retos (algunos de ellos peligrosos) que se hacen virales en las redes sociales. Creo que esta es una forma de ‘gripe de YouTube’ donde los niños son influenciados por bromas que ven por parte de celebridades de YouTube. Es un juego de reproducciones, clics, y likes, dijo Brad Koffel, abogado de los jóvenes.

De acuerdo con los reportes, los alumnos planearon todo el asunto desde antes, e incluso algunos de ellos llevaron el semen a la escuela en bolsas de plástico. Cada uno es acusado de algo en específico. Por ejemplo, el mismo medio asegura que uno de los jóvenes distrajo al profesor mientras otros dos esparcían el semen en la crepa (cual lechera 🤭). Para evitar problemas, eliminaron mensajes de texto y videos de la planeación. Y esto es considerado por las autoridades como una forma de destruir evidencia. Otros adolescentes dieron a cuatro maestros pollo en salsa barbecue, pero mezclada con pipí.