A pesar de que el odio por Justin Bieber ya se ha calmado bastante (tal vez se deba a que no ha hecho nada tonto recientemente), no se puede negar que la sola mención de su nombre nos hace querer golpear a la pared.

Claro, por lo general siempre hay una pequeña razón para que queramos ver el rostro del cantante canadiense al final de un puño.  Tampoco hay que ser tan crueles con él, mejor veamos como le ponen una tunda mientras juega hockey.

Este maravilloso momento ocurrió este sábado durante un juego de las estrellas de la NHL. El momento de la noche se lo llevó Justin pero no por sus habilidades en la pista, sino más bien por la forma perfecta que su cara se apachurra contra el cristal.

El perpetrador de tan glorioso momento, fue el jugador Chris Pronger, quien vaya que estaba disfrutando de lo lindo de torturar al cantante de “Never say never”:

No dudamos que las fanáticas de Bieber se encuentren cortándose las rasgaduras con esta exquisita demostración de violencia. Sin embargo, para todos los demás, Pronger se ha convertido en una especie de héroe. Y para que este momento no se nos olvide nunca, veamos este acercamiento al destruido rostro de Justin: