El cáncer es una enfermedad muy agresiva que no es nada fácil de enfrentar, y aunque para algunos el simple hecho de escuchar la palabra les causa temor, otras personas tienen el valor de enfrentarla a cualquier costo. Claro que en estos casos el apoyo de la familia es importante, y más cuando se trata de un hijo. Porque sí, dicen que no hay nada que una madre no haría por sus pequeños.

Esa determinación y ganas de salir adelante las podemos ver reflejadas en la historia de Kevin Arturo, un chico de 14 años originario de Culiacán, Sinaloa, que junto a su mamá se dedica a elaborar pulseras para venderlas y así ayudar a pagar su tratamiento contra el cáncer de médula, el cual le fue detectado en mayo de 2019 y el cual lo tiene postrado en una cama desde hace meses.

Foto: Ana Lizarraga (Facebook)

En una entrevista que tuvimos con la señora Ana Isabel Lizarraga, mamá del pequeño Kevin, detalló que fue en mayo del año pasado cuando su hijo comenzó a sentir dolores en la espalda, los cuales empeoraron con el paso del tiempo. Ya para el mes de septiembre, el joven ya no pudo caminar.

Después de algunos estudios realizados, a Kevin se le encontró un pequeño tumor cancerígeno en la médula. Su familia y él tuvieron que viajar a Guadalajara para que el tumor le fuera extirpado, sin embargo, durante la operación también tuvieron que quitarle dos vértebras, algo que le quitó al niño la movilidad de la cadera para abajo.

Foto: Ana Lizarraga (Facebook)

Si eso no era suficiente, el padecimiento del niño también le desencadenó problemas en el tracto gastrointestinal, por lo que fue sometido a una colostomía.

Las cosas no han sido fáciles para la familia de la señora Isabel, pues a pesar de que ella cuenta con un trabajo como secretaria en la Universidad Autónoma de Sinaloa, su sueldo no es suficiente para poder pagar las quimioterapias de Kevin, quien tiene cuatro hermanos más que aún dependen de su madre. Sin embargo y a pesar de todas las dificultades, ellos no se han dado por vencidos.

Kevin Arturo comenzó a realizar pulseras para desestresarse, pero después ese ‘hobbie’ se transformó en una manera de ayudarle a su mamá con los gastos de su tratamiento. Ahora, tanto él como la señora Isabel se dedican a vender sus creaciones para vencer al cáncer del jovencito de 14 años.

“Ahora trae dos quistes ahí donde tenía el tumor, para eso son las quimioterapias que le empezaron a hacer, para que el cáncer no siga apareciendo”, nos comentó la señora, quien menciona que ella busca que le compren la mayor cantidad de pulseras posibles para que su hijo se pueda recuperar por completo.

Si alguno de ustedes anda por allá y quiere ayudar a la señora Ana Isabel y al buen Kevin, puede hacerlo a través del siguiente número telefónico: 6674921667, o bien, donándole algunas cosas como pañales, toallitas de limpieza, material de curación, bolsas para la colostomía, etc. ¡Todos somos Kevin! 

Foto: Debate